Política

Cayeron varios, pero otros poderosos cierran el año gozando de impunidad

Dos están en la cárcel, otros perdieron sus cargos, sin embargo, varios están con sus casos pendientes en la Justicia y por medio de chicanas jurídicas dilatan sus respectivos procesos.

Varios de ellos se consideraron intocables por la posición política que ocupaban, sin embargo, la justicia finalmente les tocó la puerta y todo el poder que ostentaban quedó tras la rejas, para algunos, aunque otros siguen gozando de la impunidad que les brinda sus fueros parlamentarios y la influencia que ello les da.

En este año que culmina, uno de los más influyentes en la política y en la Justicia, el ahora ex senador cartista, Óscar González Daher, está preso desde hace tres meses por los hechos punibles de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Asimismo, está acusado por los escandalosos audios filtrados que destaparon la rosca corrupta en polémicos casos judiciales en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. Tras este hecho fue destituido como senador, luego de 20 años de ser intocable. Con la misma suerte corrió el ex legislador del Unace Jorge Oviedo Matto, quien renunció a su cargo, luego de que se destapara el hecho.

Embed

Otro que está tras las rejas es el diputado colorado Ulises Quintana, por los supuestos hechos punibles de tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

No está en la cárcel, pero reconoció que estafó al Estado. Se trata del ex diputado colorado José María Ibáñez, quien se vio forzado a renunciar al cargo.

Sindulfo Blanco manejó las riendas de la Corte Suprema por muchos años y un mes antes de su jubilación fue destituido por juicio político.

IMPUNES. Otros legisladores, por medio de chicanas jurídicas, todavía gozan de impunidad. Entre ellos se encuentran el senador colorado Víctor Bogado, que irá a juicio oral y público en abril, acusado por los presuntos delitos de estafa y cobro indebido de honorarios, por el caso conocido como niñera de oro.

El senador liberal Salyn Buzarquis está acusado por supuesta lesión de confianza y usurpación de funciones públicas. Se habla de un supuesto perjuicio al Estado paraguayo de USD 600.000.

El diputado Carlos Núñez Salinas enfrenta una causa en la que viene chicaneando desde el 2016, tras ser acusado de contrabando por despachar equipos que subvaloró en USD 17.000, cuando que valían en realidad más de USD 1 millón. Otro es el diputado liberal Carlos Portillo, quien habría pedido USD 3.000 a una procesada para ayudarla con influencias. Está pendiente el pedido de pérdida de investidura.

El diputado colorado Tomás Rivas es otro que tiene caseros de oro al igual que Ibáñez. El caso está trabado en la Corte por chicanas del legis- lador que obstaculiza hasta su desafuero.

El diputado liberal Teófilo Espínola fue desaforado tras ser imputado por supuesta malversación de G. 5.000 millones cuando era fiscalizador en el Ministerio de la Defensa Pública.

Los parlasurianos tampoco están exentos de la corrupción, y están los liberales Milciades Duré, por el caso tierras de San Agustín, y Enzo Cardozo, por supuesta malversación en el MAG.

Dejá tu comentario