Política

Cartistas se abrazan a liberales, Sandra queda impune y sin juicio

 

Reafirmando su poder en su principal feudo, la bancada de Honor Colorado logró el apoyo liberal para mandar al archivo el pedido de juicio político a la fiscala general del Estado Sandra Quiñónez en la Cámara de Diputados, con 28 votos en contra, 15 a favor, 3 abstenciones y 34 ausencias.

Entre los que salvaron a Quiñónez se encuentran tres con causas con la Justicia: los liberales Carlos Noguera y María López, y el colorado Miguel Cuevas. El hermano del diputado oficialista Luis Urbieta, Alejandro, ex intendente de Concepción, está imputado por perjuicio patrimonial.

Las ausencias se dieron para evitar el rechazo del juicio, pero no se logró dejar la sesión sin cuórum debido a que 18 liberales y dos oficialistas se quedaron en sala. Estos 18 votos, pese a que fueron a favor, se consideraron como una ayuda para salvar a la fiscala general.

Los cartistas estaban tranquilos, seguros y sonrientes durante toda la sesión, sabiendo que el resultado ya lo tenían controlado. El líder de la bancada, Basilio Bachi Núñez, hasta se puso una nariz roja de payaso e hizo un baile circense con Justo Zacarías, luego de calificar el juicio como un circo.

Fue clave la fractura de las bancadas liberales, un partido propenso a estos quiebres, que Honor Colorado sabe aprovechar y por lo que dedicó paciencia desde el inicio del proceso, el 24 de julio, hasta ayer. Mientras se negociaba, los cartistas siempre tuvieron las de ganar, retuvieron dos o tres votos decisivos para evitar que se apruebe el juicio político, pero no tenían capacidad numérica para llevar a votación. Jugaron con intercambio de intereses, en algunos casos, y cansancio, en otros, hasta que finalmente convencieron a 18 liberales y dos oficialistas, quienes dieron el cuórum. Así, las 11 causales del libelo acusatorio no sirvieron y Sandra Quiñónez quedó impune.

Por retener a la fiscala general, aliada fuerte de Horacio Cartes, el bloque de Honor Colorado logró debilitar a la nueva mayoría y hasta a la Concertación, que había advertido a sus diputados que quedarían fuera de sus filas si apoyaban al cartismo.

El bloque acusador, formado por Fuerza Republicana y oposición, decidió solicitar el aplazamiento sine die (sin fecha) del juicio político hasta tener los votos para la aprobación, aunque esto dure meses. El liberal Eusebio Alvarenga dijo que no estaban dadas las condiciones para emitir los votos. “Hay amenazas y desvío de voluntades de algunos legisladores, no es momento de votar. Por eso mi moción es la postergación sine die”, expresó.

El diputado cartista Justo Zacarías rechazó la moción alegando que la ciudadanía estaba cansada del “circo” y respondió que fue la oposición la que públicamente amenazó con castigar a los que votaban en contra del juicio. “Fueron ellos los que han coaccionado a los colegas y para que esa coacción pública termine, nos oponemos a la postergación”, refutó.

La sorpresa fue el liberal Celso Kennedy quien estuvo entre los promotores del juicio, pero esta vez argumentó por ir a votación y finalizar el proceso. “Se han tratado como seis o siete juicios políticos y se han escuchado los argumentos. Todos fueron un circo. Votar hoy significa identificar a los responsables que están a favor o en contra. Enviar sine die nos vuelve cómplices a todos por igual y deja impune a la fiscala porque ella seguirá en el cargo”, manifestó.

El diputado de Patria Querida Sebastián Villarejo respondió a Kennedy diciendo que de su parte nunca tomaron los juicios como un circo.

Posteriormente, por mayoría se rechazó el aplazamiento y se decidió ir a votación. En ese momento, el diputado Hugo Ramírez anunció que la bancada de Fuerza Republicana se retiraba. “No queremos permitir que esto tenga cuórum”, apuntó.

Así también se retiraron las bancadas opositoras.

Durante la votación, Kennedy manifestó nervioso que la obligación de la Concertación era asistir y votar a favor del juicio y repudió el retiro de sus colegas.

Fuertes causales. La diputada del Partido Encuentro Nacional (PEN) Kattya González fue la encargada de exponer las últimas dos causales, que fueron la impunidad en casos de corrupción de gobernaciones y municipalidades, y la ineficiencia en la gestión del presupuesto.


fractura. 18 diputados del PLRA decidieron dar cuórum y votar, y esto ayudó a salvar a la fiscala.

Causales. Se habló del caso Marset y de la impunidad de intendentes y gobernadores.

PROCESADOS. Miguel Cuevas, María López y Carlos Noguera favorecieron al cartismo.

feudo. El archivamiento reafirmó al cartismo en Diputados, con sus aliados, y dividió a los liberales.

LOS LIBERALES Y COLORADOS OFICIALISTAS QUE DIERON CUÓRUM A LA SESIÓN

Dejá tu comentario