Política

Cartes y Llano iniciaron negociaciones

Las conversaciones para llevar adelante el juicio político al presidente Fernando Lugo surgieron desde el sector de Honor Colorado, que llegó a un acuerdo con el titular del PLRA y el líder del Unace, Lino Oviedo.

El principal propulsor del juicio político al presidente de la República Fernando Lugo, fue el político-empresario Horacio Cartes, precandidato por el Partido Colorado a la presidencia, según coincidieron en manifestar fuentes liberales y coloradas.

Las negociaciones para iniciar el enjuiciamiento surgen a raíz de la interna entre Cartes y la senadora Lilian Samaniego, titular de la ANR y también precandidata a la presidencia de la República, quien según fuentes tendría el guiño de Lugo. El líder de Honor Colorado, siempre según los datos extraoficiales, accedió a la información de que el jefe de Estado financiaría con recursos estatales la candidatura de Samaniego para que gane las internas y evitar así que Cartes llegue a la carrera presidencial de cara al 2013. Las conversaciones se apresuraron tras el nombramiento de Rubén Candia Amarilla.

De acuerdo a las fuentes, existe una orden directa de Lugo para que el nuevo ministro ataque los supuestos negocios turbios que tiene Cartes. Entre ellas se menciona una investigación que inició el Indert de una propiedad adquirida supuestamente en forma malhabida -unas 5.000 hectáreas- que posee el empresario en el Chaco. Esto creó temor en el dirigente colorado, quien inició conversaciones con el senador Blas Llano, presidente del Partido Liberal Radical Auténtico.

Cartes aprovechó el distanciamiento que ya venía teniendo desde hace un tiempo Lugo con el PLRA, y en especial con el llanismo, su principal aliado. Llano se apartó del presidente porque sistemáticamente ignoró las exigencias del PLRA y principalmente porque empezó a "oler" que Lugo y la izquierda no iban a ceder la cabeza de chapa al PLRA en el 2013, indicó la fuente.

En la conversación, según las fuentes, fue incluido luego el líder del Unace, Lino César Oviedo y posteriormente el vicepresidente Federico Franco, quien sucederá a Lugo.

NEGOCIACIONES. La base de los acuerdos, según las fuentes, es que Franco complete el mandato hasta el 2013 y apoye la candidatura presidencial de Llano o el de un candidato que el titular del PLRA proponga.

A cambio, Llano prometió a Federico el cargo en un ministerio y otros puestos, si el PLRA llega al poder en el 2013.

Se estableció igualmente la distribución de los cargos dentro del gabinete. Al senador Efraín Alegre le ofrecieron el Ministerio de Obras Públicas para su sector, además de otros puestos para acoplarse al plan.

El vicepresidente que debe ser nombrado por la Cámara de Senadores sería un colorado y el oviedismo, en un principio quedaría con algunos ministerios y viceministerios.

Sin embargo, anoche surgieron versiones de que la vicepresidencia recaería en un oviedista.

Anoche Cartes negó a la cúpula de su partido, en una larga reunión, que se haya reunido con Federico y que sea el mentor del plan.

Dejá tu comentario