Economía

Carteras del BNF se expandieron con captación de fondos públicos

 

El Banco Nacional de Fomento (BNF) fue la segunda banca de mayor crecimiento en su cartera de créditos durante el 2018, destacó el reporte de la entidad, presentado ayer por su titular, Daniel Correa. De G. 2,94 billones registrados en el 2017, los préstamos otorgados totalizaron G. 4,57 billones el año pasado, lo que denota un crecimiento del 56%. El BNF se convierte así en el octavo banco con mayor volumen de cartera (ver infografía).

El sector del consumo fue el que demostró el mayor crecimiento, con una expansión total del 93%, ya que pasó de aproximadamente G. 1.500 millones a cerca de G. 3.000 millones en un año. Este segmento representa el 56% de toda la cartera de créditos.

Al decir de Correa, es normal que el consumo lidere el otorgamiento de los préstamos en una entidad como la banca pública.

Los depósitos finalizaron la temporada pasada con un monto de G. 8.221 millones. Se traduce en 16,4% más que en el 2017 (7.062 millones). El BNF representa el 9% del total de depósitos del sistema financiero, ocupando la posición número 5, apuntó el reporte.

“Esto se refleja en la migración de salarios que hemos tenido. Prácticamente el 90% de las personas que migraron continuó en el banco”, señaló el presidente de la institución.

El rubro de las tarjetas de crédito también evidenció una notable expansión. En lo que hace a la cartera, el incremento fue del 83%, ya que totalizó G. 310.585 millones, contra G. 169.909 millones registrados en el 2017.

En lo que se refiere a los activos, el 2018 cerró con un monto de G. 10,38 billones, superior en 17% al número del ejercicio antepasado, cuando equivalió a G. 8,86 millones. La disponibilidad de inversión pasó de G. 3,30 billones (2017) a G. 3,42 billones (2018).

RETIRO PERJUDICARÁ. Tal ha sido el impacto generado por la migración de los fondos públicos a las arcas de la banca estatal (desde el 2016), que las autoridades del BNF alertaron los efectos negativos que podría traer el retirar los recursos para enviarlos nuevamente al sector privado, como establece la Ley de Presupuesto 2019.

Correa comentó que se está dialogando con el Equipo Económico al respecto y señaló que esta transición puede representar la reducción de los ingresos financieros, debido a la menor inversión en valores públicos, créditos al sector financiero y créditos al sector no financiero.

También puede repercutir en la contracción en los desembolsos de préstamos al sector no financiero, por lo menos en dólares estadounidenses, por la reducción de la cartera de créditos, mientras que los préstamos pueden perder sus tasas ventajosas.

Además, los menores niveles de utilidad, así como los mayores índices de morosidad, probablemente ocasionarán una reducción de la calificación de riesgo actual del Banco de Fomento (AA py – tendencia estable).

Dejá tu comentario