Nacionales

Campesino asesinado hablaba de mano negra en el caso Curuguaty

Vidal Vega, miembro de la Comisión Sintierra de Marina Cué, asesinado el pasado sábado, manifestó días antes que detrás de la masacre de Curuguaty hubo mano negra y que aún son varios los reclamos que siguen sin cumplirse.

Durante la visita de representantes de Amnistía Internacional el pasado martes 6 de noviembre en el departamento de Canindeyú, Vega estuvo presente. Entonces habló del caso Curuguaty y de los reclamos que aún se encuentran pendientes, según la última entrevista que se le hiciera y que recorre Internet.

"Soy miembro de la Comisión Sintierra de Marina Cué que se reconformó después de la masacre (15 de junio 2012). Tenemos tres reivindicaciones principales, primero la libertad de todos los compañeros imputados, la indemnización de los familiares de las víctimas y tercero la liberación de las tierras de Marina Cué", expresó entonces Vega.

Manifestó además que de todo lo citado anteriormente solo consiguieron la indemnización</strong>. "Hasta el momento lo que se logró fue una pequeña entrega de dinero, lo demás nada", dijo.

Respecto a los fallecidos durante la masacre manifestó que "en los dos lados hubo mano negra, quién está involucrado, quién los maneja, de dónde salieron. De las dos partes no son totalmente inocentes. Porque hubo diecisiete muertos y tiene que haber una mano negra".

Vidal Vega fue asesinado el sábado alrededor de las 04:30 de la madrugada por dos encapuchados frente a su esposa e hijos, en su domicilio de Yvy Pytâ en el distrito de Marina Cué, Curuguaty, departamento de Canindeyú.

Vega era uno de los principales colaboradores y testigo clave de la defensa de los 12 campesinos detenidos de un total de 54 imputados. Las organizaciones campesinas como Conamuri y los familiares de los campesinos, rechazan la hipótesis de que su muerte sería por razones pasionales o delincuencia común; y abren sospechas de que sería un crimen encargado para silenciarlo en la polémica causa que dejó 17 muertos en Marina Cué el 15 de junio pasado.

Hasta el momento hay un solo detenido por el asesinato que dice llamarse José Luis Franco Toledo, de 28 años. El mismo fue detenido gracias a la descripción que dio la esposa del campesino, testigo del crimen.

Dejá tu comentario