Guía

Campesina rekove, muestra fotográfica en plaza céntrica

 

Continúa habilitada la exposición fotográfica Campesina rekove (Las mujeres en las Ligas Agrarias, 1974-1984), del fotógrafo y sacerdote jesuita José María Blanch, en la Fotogalería Fulgencia Almirón de la Plaza de la Democracia (Independencia Nacional y Cerro Corá) del centro capitalino. El acceso es libre y gratuito.

La muestra, realizada con curaduría del fotógrafo Luis Vera, se inauguró en el marco del Día Internacional de la Mujer, y las imágenes son resultado de una visión del importante archivo fotográfico de Blanch, el cual suma unas 50 mil fotos analógicas en blanco y negro. Dichos materiales están siendo digitalizados y sistematizados, y dentro de ellas, unas 25 mil están relacionadas al tema campesino, ampliamente desarrollado por Blanch, principalmente en la década del 70.

El sacerdote jesuita explica que su contacto con el campo fue a través de sus compañeros que trabajaban con las Ligas Agrarias Cristianas. “Me interesó ese tipo de educación y reflexión que llevaban a través de las escuelitas campesinas”, comenta el religioso.

“Fueron varios años en que fui a los asentamientos y otros grupos que se reunían en compañías, que trabajaban juntos de forma solidaria. Eran como experimentos de formas de vida, como en Jejuí y Acaray, que fue perseguido, reprimido y destruido en 1975. Si bien no estaba planificado que hiciera fotos, era tomarlas cuando podía”, dice en una entrevista.

Sobre el trabajo de curaduría, Luis Vera comenta: “Tomar la lupa de los tiempos analógicos para ver copias de contacto, y carpetas con unas 25 mil fotos, para centrarse en un aspecto, marcando un tema como las Ligas Agrarias Cristianas, entre 1974 y 1984, y de ahí acercar la mirada a las mujeres que fueron fotografiadas, fue una tarea que trajo a la superficie las barbaridades que sufrieron campesinos y campesinas durante la dictadura”.

José María Blanch Cardoner, es un sacerdote y fotógrafo español, nacido en junio de 1932, que cuenta con nacionalidad paraguaya honoraria.

Dejá tu comentario