Editorial

Cambiar la cultura machista para reivindicar a las mujeres

A pesar de estar en vigencia la Ley 5777/2016 "De protección integral a las mujeres contra toda forma de violencia", en el Paraguay cada semana una mujer sigue siendo víctima de feminicidio. También persisten discriminaciones en la relación laboral: La brecha de ingreso entre hombres y mujeres es de G. 708.000, según indicadores de empleo de la Encuesta Permanente de Hogares. La ley sola no basta: es preciso romper con las prácticas tradicionales que resultan injustas para las mujeres, transformando positivamente la cultura machista. En el Día Internacional de la Mujer urge renovar el compromiso de luchar juntos por mejores condiciones de igualdad, justicia y solidaridad.

Alabadas de manera romántica en las polcas y guaranias, glorificadas por su trascendente rol en la historia, las mujeres del Paraguay siguen padeciendo una situación marcada por la discriminación en varios ámbitos, la desigualdad y la violencia.

Aunque ha habido importantes conquistas en despertar conciencias y en promulgar nuevas leyes que reconocen sus derechos, no resultan suficientes para consolidar una sociedad realmente igualitaria, justa y solidaria.

En la fecha, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer, institucionalizado por la Organización de la Naciones Unidas en 1975, reivindicando el rol de las mujeres en la sociedad, buscando la igualdad de género, el cese de la violencia y las injusticias contra ellas en cualquier ámbito. En el Paraguay se llevan a cabo diversos actos y movilizaciones. En el Congreso está previsto que se trate la ley de paridad democrática, que plantea la igualdad de participación 50-50 de hombres y mujeres para cargos electivos, pero los votos a favor están en duda.

Uno de los problemas más sensibles en nuestro país es el alto número de casos de violencia contra mujeres, entre ellos el feminicidio. La situación llevó a que en el 2016 se sancione la Ley N° 5777 "De protección integral a las mujeres contra toda forma de violencia", que incorpora importantes avances en la prevención y sanción de estos casos. La ley entró en vigencia en diciembre de 2017 y es un reconocimiento de que muchos asesinatos de mujeres no constituyen meros homicidios, sino que se dan en el marco de relaciones desiguales de poder y de género.

A pesar de la vigencia de esta ley, la violencia contra las mujeres no se ha detenido. Según un informe realizado por el Centro de Documentación y Estudios (CDE), basado en noticias publicadas en los principales diarios de circulación nacional, entre noviembre de 2016 y octubre de 2017 se han registrado 302 casos de violencia de género, doméstica e intrafamiliar. En dicho registro, las mujeres víctimas representan el 82% de los casos. En los tipos de violencia se registra un 43% de hechos de violación, un 21% de maltratos y un 19% de feminicidios. Estas mismas estadísticas sostienen que, en el Paraguay, una mujer es víctima de feminicidio cada semana.

También persisten discriminaciones en la relación laboral, pues la brecha de ingreso entre hombres y mujeres es de G. 708.000, según indicadores de empleo de la Encuesta Permanente de Hogares del 2016. Es decir, en el promedio salarial las mujeres perciben 37,2% menos.

Esto supone que la ley sola no basta: es preciso romper con las prácticas tradicionales que resultan injustas para las mujeres, transformando positivamente la cultura machista.

En momentos en que se dan importantes campañas a nivel internacional, en el Día Internacional de la Mujer urge renovar el compromiso de luchar juntos por mejores condiciones de igualdad, justicia y solidaridad

Dejá tu comentario