calor

No permanecer indiferentes ante la catástrofe climática

El problema climático es un hecho que ya no puede ser ignorado. Olas de calor prolongado, sequía e incendios tienen un efecto catastrófico a nivel social y económico. Tampoco se puede obviar el aspecto del humor social en la presente y las pasadas semanas vividas en el país: las inusualmente elevadas temperaturas resultantes de la ola de calor, sumadas a cortes de energía eléctrica y en la provisión de agua potable, el humo acumulado en el ambiente, producto de los incendios, así como la muy limitada oferta de lugares de recreación públicos para el baño, ponen a prueba seriamente la paciencia del ciudadano. Las autoridades deben tomar seriamente la situación actual y obrar conforme a las urgencias de la coyuntura; sin embargo, se deben analizar las alternativas para paliar los eventos climáticos a mediano y largo plazo. Necesitamos respuestas efectivas.