Sucesos

Caen los sicarios de la mafia internacional que mató a Pecci

 

Cinco personas, una de nacionalidad venezolana y cuatro colombianas, fueron detenidas en la madrugada de ayer en Medellín, Colombia, sospechadas de participar directamente del asesinato del fiscal Marcelo Pecci, cometido el pasado 10 de mayo en Cartagena de Indias, Colombia.

El operativo se realizó en un edificio de departamentos donde permanecían escondidos los cinco sospechosos desde el momento en que ocurrió el crimen, según manejan las autoridades. Todo el plan para matar al fiscal Pecci habría costado 120 mil dólares, de acuerdo con datos de la investigación. De los detenidos, cuatro son hombres y la quinta persona que está presa es una mujer, que habría participado del hecho junto a otro hombre fingiendo ser una pareja de recién casados que se hospedó en el mismo hotel en que estaban Pecci y su esposa para seguirle los pasos. Si bien no revelan los nombres de los detenidos, ya se tiene el dato de que la supuesta pareja en realidad son madre e hijo y, al igual que otros de los presos, son oriundos de Medellín. Los involucrados en el caso habrían estado en contacto entre sí desde el 5 de mayo, fecha en que llegaron el fiscal y su esposa a la ciudad colombiana. Se presume que ambos ya eran seguidos en el avión que partió de Asunción. Marcelo Pecci y Claudia Aguilera estaban disfrutando de sus primeros días como marido y mujer. Se habían casado el 30 de abril y días después volaron hasta Colombia para pasar su luna de miel en la costa caribeña. Semanas antes de su casamiento, los enemigos del fiscal ya estaban planeando su muerte. La primera parada fue el aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena de Indias. Recorrieron esa ciudad y luego fueron a un exclusivo hotel con playa privada, en la isla Barú. El 10 de mayo, el día en que ya el matrimonio preparaba el viaje de vuelta, el fiscal Pecci fue asesinado de tres balazos por un sicario que bajó de una moto acuática que había alquilado minutos antes. El hecho causó conmoción, ya que el agente del Ministerio Público era reconocido por su lucha contra el crimen organizado. SEGUIMIENTOSe realizaron las investigaciones, con la declaración de testigos y cámaras de seguridad instaladas en la zona que permitieron llegar hasta los sospechosos. Luego de la muerte de Marcelo Pecci, testigos vieron a la pareja “marcadora” esperando abordar un bus en la estación de transportes de Cartagena. Los investigadores venían siguiendo los pasos de la banda desde hacía 22 días, según confirmó a radio Monumental el comisario Nimio Cardozo, jefe del Departamento de Antisecuestro de la Policía. Las pesquisas determinaron que los miembros de la banda estaban escondidos en un sitio que se conoce como oficina de cobro, de acuerdo con la precisión que dio el uniformado. Con un gran despliegue de policías que portaban armas de grueso calibre, vehículos blindados y motocicletas, rodearon la zona para no darles chance de escapar a los sospechosos. Los mismos no pudieron resistirse y fueron detenidos, para luego ser trasladados a una sede policial, bajo fuertes medidas de seguridad. El director de la Policía colombiana, general Jorge Luis Vargas, que se encuentra en nuestro país, había dicho en las últimas semanas que hay dos hipótesis sobre quién habría dado la orden de matar a Pecci, que apuntan a los expedientes que manejaba el agente del Ministerio Público. “Dos de las principales investigaciones adelantadas por el fiscal en América Latina fueron contra el llamado Primer Comando de la Capital (PCC) y la estructura conocida como Punto 50, en el sur del continente”, señaló el jefe policial.En un principio, se mencionó también la implicancia de otros grupos como el Hezbollah o la organización italiana Ndrangheta, como los posibles financistas del crimen. Pero ahora cobra fuerza que fueron grupos vinculados con el narcotráfico.

Dejá tu comentario