Sucesos

Cáceres: “Me vendaron los ojos, me hicieron arrodillar y me golpearon”

Alfredo Cáceres y Jorge López contaron las supuestas torturas sufridas tras el frustrado golpe de Estado a Luis Ángel González Macchi. Dijeron que fue por orden de Walter Bower.

Las víctimas de las supuestas torturas por las que acusan al ex ministro del Interior Walter Bower, los policías Merardo Palacios y Osvaldo Vera, declararon ante el Tribunal de Sentencia, donde relataron lo sucedido. El juicio oral sigue el martes.

Alfredo Cáceres manifestó que sufrió torturas en la Infantería de Marina, en mayo del 2000, tras el frustrado golpe de Estado al gobierno del entonces presidente Luis Ángel González Macchi.

Aclaró que escuchó del golpe por radio, quiso llamar al comandante, pero como no le atendían, se hizo cargo de la comandancia.

Indicó que no era cierto que asaltó esa noche la comandancia, señalando que esa historia la contó el entonces ministro del Interior Walter Bower.

Comentó que el 18 de mayo de 2000, el comisario Blas Chamorro le contó que ordenaron su arresto. “Yo fui detenido a las 23.15. En la oscuridad me ponen las esposas. Tengo que cumplir la orden del ministro del Interior, me dijeron”, relató.

A la 1.00 llegó Bower y le dijo: “Nde pio nde oviedista, cachafas, cobarde. Usted no es digno de vestir el uniforme. Sáquese la gorra”. Le alzaron en una camioneta y le llevaron a la Infantería de Marina, siempre según su relato.

EL PRESIDENTE. El comisario Cáceres declaró que allí halló al presidente González Macchi, quien le consultó por qué pasó todo eso. También estaba el senador Juan Carlos Galaverna.

Luego quedó encerrado en una pieza, ese 19 de mayo. El domingo 21, a la noche, vienen a verle. “Me atan las manos, luego me ponen cinta de embalaje en el rostro. Conté 14 pasos y luego 7 y me hacen entrar a una pieza”.

TORTURAS. “El que me lleva me dice ‘arrodíllese’. Luego siento un golpe en el oído y quedo atontado. Les digo por favor no me traten así. El que me hace preguntas me dice que responda... Me preguntan quién es el financista...”.

“Usted ya tiene que olvidarse que es policía. Será tratado como gente común. Ekantantemaera, me dijo... Me di cuenta de que Jorge López estaba en el piso”, relató.

Explicó que “cada cosa que yo no respondía me estiraban del brazo y escuchaba que Walter Bower se reía”.

Sigue el relato señalando que “me pegaron en el estómago y me dieron una patada. Les rogué que no me hagan más así, que no me torturaran. Querían que les diga que Oviedo estaba medito y no iba a mentir. Después de tanto manoseo, escucho una voz que dice ‘basta’ y era Walter Bower. Me pongo en cuclillas y me aprietan los testículos...”.

EL OTRO. Por su parte, al día siguiente, Jorge López también declaró. Fue detenido y ese domingo, lo llevaron a la Marina.

Según su testimonio, lo ataron, le vendaron los ojos y lo llevaron para las torturas. Reconoció por la voz a Walter Bower, y que se reía cuando el comisario Cáceres pedía clemencia. Reconoció también a Merardo Palacios, en las torturas.


Una excepción está pendiente en la Corte
Una excepción de inconstitucionalidad sigue pendiente en la Sala Constitucional de la Corte, que fue promovida por el ex ministro del Interior Walter Bower, el 23 de mayo de 2018, aunque llegó a la Corte el 18 de setiembre del año pasado. En su acción, ataca el artículo 309, del Código Penal, modificado por la Ley 4614/12 que prescribe la tortura. A la fecha, ya se integró la Sala Constitucional, con los ministros Gladys Bareiro, Alberto Martínez Simón y el camarista Marcos Riera Hunter. Sostiene que con el cambio de ley la nueva redacción debe ser retroactiva para el acusado, ya que es más favorable. El caso del ex ministro Bower y los policías data de mayo del 2000.

Dejá tu comentario