Nacionales

Caacupé: Iglesia aboga por priorizar a los hijos y a la familia

Monseñor Amancio Benítez abogó por proteger a los niños y a la familia. Pidió a los padres criar a sus hijos de manera integral para "que no roben de grandes". Así mismo, reprobó la violencia contra niños y mujeres, y el aborto.

Con el lema “Producir frutos en la familia” se realizó el cuarto día del Novenario de la Virgen de Caacupé, este sábado. La homilía de monseñor Amancio Benítez, obispo de la Diócesis de Benjamín Aceval, estuvo dirigida a los padres, a quienes exigió priorizar a los hijos en su alimentación, educación y enseñanza en la fe.

Exigió al Gobierno cumplir con las necesidades de la familias y que no se aprueben leyes que vayan contra la misma.

Con el evangelio de San Lucas, el obispo exhortó a los padres a cuidar de los hijos en sus necesidades básicas como la alimentación, vestimenta, educación y salud. Mencionó que, a pesar de los problemas que haya dentro de cada hogar, se deben crear condiciones para que los hijos crezcan armoniosamente.

En ese sentido, llamó no solamente a las autoridades sino a cada persona a vigilar por las necesidades de los demás.

“Es un pecado grave en la presencia de Dios no dar de comer a los que necesitan, así como los que no tienen hogar, comida, vestimenta y medicamentos. No solamente se trata de las autoridades y de la gente pudiente, sino de todos los que puedan ayudar”, indicó.

En segundo lugar, solicitó a los padres que sus hijos crezcan en el área intelectual y que los impulsen a estudiar. “Vale la pena estudiar, vale la pena sacrificarse y tener inteligencia”, señaló.

Indicó que, de esta manera, los hijos podrán tener criterios sanos, nadie podrá manipularlos y serán libres. “Para que no repitamos los vicios que criticamos, y ser laboriosos y serviciales. Padres: les pido no críen hijos haraganes, enséñenles a sus hijos a estudiar y que no roben de grandes”, insistió.

En un tercer punto, demandó a los padres el crecimiento espiritual de los niños, fomentar la educación en la fe, además de que no se pierda la costumbre de ir a misa. Sin embargo, reconoció que, para que esto se dé, es necesario que los padres sean respetables.

Rogó que en cada familia se enseñe a respetar la naturaleza y a todos los seres humanos. En ese sentido, exigió terminar con la violencia hacia los niños y las mujeres. “No es de los hijos de Dios, ofenden gravemente a Dios”, criticó.

Contra el aborto

Monseñor Benítez recalcó que el fortalecimiento de la fe podrá ayudarlos a salir adelante en los momentos difíciles.

“Invito a los padres a que eduquen a los hijos, para que cuando lleguen las situaciones difíciles confiemos en Dios y no escuchemos las tentaciones (...). Algunas veces 'para solucionar' abortan y se pelean", dijo. Señaló que las tentaciones son el maltrato familiar, violación, embarazo no deseado, entre otros.

Abogó por solucionar los problemas con ayuda mutua, recalcando que el embarazo no deseado o la violencia no son la solución.

"Ayudemos a la personas que están pasando por problemas. ¡Qué lindo es escuchar que personas que pasaron momentos difíciles, un embarazo no deseado, pero que la mamá asume la conciencia de ser madre y dice: Voy a llevar mi embarazo contra viento y marea, y después disfruta del fruto de sus entrañas!", agregó.

Continuó: "Al contrario, nunca se escucha a una mujer decir: 'Compartí conmigo porque aborté'. No puede quedar con la conciencia tranquila. Por eso pido a los padres que eduquen a sus hijos en la fe, en la reciedumbre y en la esperanza”, comentó.

Dejá tu comentario