Economía

Burocracia frena necesario cambio de ventilador en INC

La cementera estatal urge la compra de un nuevo ventilador para la planta de Vallemí. Sin embargo, los trámites presupuestarios se complicaron y se corre el riesgo de no poder adquirir el equipo a tiempo.

La Industria Nacional del Cemento (INC) arrastra un singular viacrucis para el cambio del viejo ventilador de la planta de Vallemí, que le afecta tanto en la producción como también en los ingresos. Pese a contar con los recursos para la renovación desde el 2017, no pudo ejecutarlos el año pasado debido a “cuestiones burocráticas”. Esta circunstancia, incluso, podría generar situaciones extremas de tener que importar clínker para seguir produciendo en caso de que la pieza colapse.

Este es el panorama que describieron ayer el ingeniero Javier Rodríguez, titular de la cementera estatal, y su gerente financiera, Ana Karina Yaluk, en torno al proceso burocrático que viene postergando el cambio del vetusto ventilador de la planta de Vallemí.

Rodríguez señaló que el tema es complejo, teniendo en cuenta que tiene que ver con el uso de los fondos que quedaron de los bonos soberanos de poco más de 3.700.000 dólares y que cubren una deuda con la empresa FL Smith, que instaló equipos en la planta y es la que va a construir el nuevo ventilador, que tiene un costo de USD 1.030.000, y ver lo que falta para realizar la instalación de la nueva pieza.

GESTIONES. El titular de la estatal dijo que ya está hecha la ingeniería de proyectos de compra del ventilador, pero no la orden de producción, debido a que la INC no está al día con la citada empresa fabricante. Indicó que para pagar los dos millones de dólares se tuvo que haber recibido el desembolso del saldo de los bonos en el 2017, debido a que estaba previsto en el presupuesto de ese año.

La licenciada Yaluk explicó que el origen de los inconvenientes para la ejecución del remanente del pago de la deuda a FL Stmith y la compra y fabricación del ventilador tuvo lugar en el 2017. Señaló que el Ministerio de Hacienda estableció una serie de exigencias ese año que fueron cumplidas por la INC, pero que igual el desembolso de los fondos remanentes de los bonos pasó para el 2018.

Añadió que el año pasado, se cerró la gestión en agosto, pero no pudieron pagar porque hubo una variación del dólar. Subrayó que en este tiempo enviaron el proyecto de presupuesto 2019 donde no incluyeron el remanente porque creían que ya iba a estar todo finiquitado. Debido a esto, ahora dependen de un decreto del Ejecutivo para poder disponer de los recursos y viabilizar el ventilador.

Dejá tu comentario