Economía

“Brasil tiene que escuchar al Paraguay por Itaipú y Lula no hizo filantropía”

Zeca Dirceu, diputado paranaense invitado por el Parlasur, dijo que Brasil debe escuchar las peticiones de Paraguay en las negociaciones por Itaipú, ya que es binacional. Aseveró que Lula da Silva no hizo caridad.

@Maikbenz

El legislador brasileño mantiene su banca por tercer año consecutivo, representando al Partido de los Trabajadores (PT). Días atrás arribó a Asunción para interiorizarse sobre la investigación al acta bilateral para la compra de potencia de Itaipú, que lleva adelante el Congreso paraguayo.

Criticó duramente al presidente Jair Bolsonaro por la manera en que impulsó la negociación y advirtió que el mandatario está dejando de lado a la diplomacia de su país, por lo que cae en conflictos innecesarios con otras naciones. Apuntó que para las conversaciones del 2023 se deben lograr acuerdos técnicos, diplomáticos y políticos, que satisfagan a Paraguay y Brasil.

–¿Cómo observa las negociaciones que se dieron entre ANDE y Eletrobras?

–Estamos muy preocupados, con la determinación de esclarecer los hechos que están siendo revelados por la prensa y autoridades paraguayas. Además, están apareciendo capítulos nuevos en Brasil. Mi partido, el PT, ya hizo una denuncia en la Procuraduría General de la República para que investigue los hechos acontecidos. Estamos esperando la decisión. Tenemos una propuesta para crear una comisión externa, multipartidaria y exclusiva para tratar este asunto. Buscaremos informaciones de parte del Gobierno brasileño y convocaremos a sus autoridades para ir a la Cámara a aclarar la situación. Yo considero grave la negociación y se jugó en contra de los intereses de los dos países.

–¿Piensan trabajar con el Congreso paraguayo?

–Sí, decidimos emprender una acción conjunta entre los Congresos de ambos países para investigar los hechos actuales, pero también para las negociaciones del 2023. Hay acuerdos, negociaciones y parámetros que necesitan ser ajustados entre Paraguay y Brasil. Serían acciones preventivas para que ya no se repitan las negociaciones a escondidas, esas que buscan defender los intereses de una empresa, empresario o político. Para mí es evidente que se estaba haciendo así (por Leros).

–Los medios brasileños han sacado varios artículos sobre Kleber Ferreira, el presidente de Leros.

–Y nos da pistas de que detrás de Kleber había alguien muy grande respaldando sus negociaciones. Luis Nassif, un periodista brasileño con el que sería muy importante hablar, hizo una investigación y constató que Kleber tiene 33 empresas diferentes. Cuenta con varios socios, uno de ellos posee 137 compañías. Muchas de ellas están en el negocio de la energía en Brasil, otras en el área ambiental y en negocios portuarios. Todas con operaciones parecidas a la que Leros intentaba hacer acá. Quieren conseguir un acuerdo para después vender ese acuerdo, conseguir un privilegio para después ganar dinero, sin producir nada, ni siquiera empleo. Apenas con un lobby, y es un universo muy grande, más de 200 empresas diferentes. Una de las firmas de Kleber ya fue condenada por la Justicia brasileña.

–Mirando el 2023, ¿cree que Paraguay y Brasil podrán lograr un acuerdo beneficioso, tras esta polémica?

–Todas las decisiones y negociaciones necesitan la influencia política, hecha de manera más transparente, pensando en los intereses de los dos países. Pero tienen que estar acompañadas de la participación diplomática y técnica. Debe haber participación de la ANDE, Eletrobras y de los técnicos de Itaipú. Parece que ese engranaje no quedó completo en los últimos meses. El conjunto técnico, diplomático y político es el que debe responder a todas las preguntas. Paraguay necesita de Brasil, y Brasil necesita de Paraguay. La Itaipú es importante para los dos países. En el pasado ya hubo demostración de capacidad de negociación y entendimiento para que todos ganen. Debemos lograr un acuerdo que permita a Itaipú producir mucho, si es uno que lleva un poquito más para acá o para allá, no hace diferencia. Ahora, si es un acuerdo que hace que Itaipú produzca poco, todos perdemos.

–ANDE planteó vender su energía en el mercado brasileño, ¿se puede lograr?

–Brasil puede y debe escuchar a Paraguay, negociar juntando a todas las áreas. No queda bien que el área técnica determine lo que se hará, así como no queda bien que el área diplomática y política solas definan lo que se va a hacer. Es peor todavía cuando un elemento privado quiere determinar los hechos, como era el que se quería hacer.

–¿Cuál es la percepción de Itaipú en Brasil?

–Itaipú es muy conocida, en mi estado Paraná y mucho más en San Pablo, que es el que más consume energía por su producción industrial. La hidroeléctrica tiene una imagen muy positiva, de innovación, de cuidado del medio ambiente, del agua y desarrollo social. Es una institución que funciona con buenas prácticas y políticas, pero esa imagen no la tenía Itaipú en el pasado, al menos en Brasil. Hace 10 o 15 años que supo utilizar bien la riqueza para el beneficio del pueblo. Ingresó al desarrollo de energías alternativas, de agricultura, inauguró una usina biodigestora, produce alimentos orgánicos.

–¿Pero se la ve como una entidad binacional, que Paraguay es también el dueño del 50%?

–El pueblo brasileño y la mayoría de las figuras políticas tienen esa comprensión, sobre el carácter binacional, la importancia de Itaipú para Paraguay, y cómo Brasil debe interactuar con eso. La mayoría piensa así, pero no todos. Estamos llegando a un momento político en que está difícil comprender qué se quiere. El presidente (Jair Bolsonaro) dice cosas verdaderamente locas, ya pasa el límite de la cordura. Pero no puedo hablar por él, ni por Itamaraty, yo tengo el sentimiento del pueblo y hay respeto al Paraguay, un sentimiento de cooperación.

–¿Y qué sucede entonces?

El Brasil está con problemas de diplomacia evidentes. La manera en cómo creó fricciones con todo el mundo, nunca sucedió. Se metió con países árabes e Israel. Tuvo peleas con Alemania, Noruega, Francia, ¿para qué? Los diplomáticos están siendo dejados de lado y eso es preocupante. Hay desprecio hacia China y es el mayor socio comercial del Brasil. Ahora tenemos desconfianza sobre el acuerdo con la Unión Europea por la posición del Gobierno en el Mercosur.

–Algunos sectores de su país dicen que el acuerdo Lugo-Lula, que elevó el pago por cesión de energía, fue una caridad, una filantropía a favor de Paraguay.

–Eso no es verdad. Ese fue un paso importante, necesario, Paraguay ganó, Brasil ganó, Itaipú ganó. No existe acuerdo perfecto y eterno, todos tienen que ser perfeccionados, ajustados, conforme a las posibilidades. Si en Paraguay preguntan por Lula, las personas tienen la percepción de que fue un presidente que respetó a Paraguay.


Debemos lograr un acuerdo para que Itaipú produzca mucho. Si lleva un poquito para acá o para allá, no hace diferencia. Ahora, si produce poco todos perdemos.

El acuerdo Lugo- Lula fue un paso importante, necesario. Paraguay ganó, Brasil ganó e Itaipú ganó. No existe el acuerdo perfecto ni eterno.

El pueblo brasileño y la mayoría de las figuras políticas comprenden que Itaipú es binacional, saben la importancia para Paraguay. Hay respeto.

Dejá tu comentario