Arte y Espectáculos

Brasil recuerda 60 años de la primera grabación de la bossa nova

Brasil recuerda este martes los 60 años desde la grabación de "Chega de Saudade", la primera canción de bossa nova en ser registrada en un estudio. Es también una de las más emblemáticas muestras del más universal de los géneros brasileños, en el que se mezcla el samba carioca con el jazz y el blues estadounidense.

Bossa Nova nació en reuniones de músicos, poetas, intelectuales y bohemios en apartamentos en Copacabana e Ipanema, dos de los barrios más tradicionales de Río cuando el país vivía los llamados "años dorados" de la presidencia de Juscelino Kibitschek, de la industrialización, la urbanización y la conquista de su primer mundial de fútbol.

Uno de los primeros en recordar la fecha fue el Ministerio de Cultura que, en su cuenta en Twitter, anunció que los canales públicos de televisión transmitirán este mismo martes un documental especial sobre la historia de este estilo musical.

"Cuando Joao Gilberto, Tom Jobim, Vinicius de Moraes y otros jóvenes talentos lanzaron la bossa nova, hace 60 años, no imaginaban que el género musical fuera a influir tantas generaciones y que se convirtiera en uno de los más expresivos movimientos en la historia de la música popular brasileña", explicó el Ministerio.

"60 años de la grabación de 'Chega de Saudade', canción de Vinicius de Moraes y Tom Jobim, interpretada por Joao Gilberto y que cambió la historia de la música brasileña y la mía", dijo por su parte el famoso cantautor Gilberto Gil, exministro de Cultura, al recordar el fuerte impacto que tuvo al escuchar esta canción, al punto que le dio "coraje para coger una guitarra por primera vez".

Chega de saudade João Gilberto

Fue el 10 de julio de 1958, poco después de que Brasil conquistara en Suecia su primer título mundial de fútbol, cuando Joao Gilberto ingresó al estudio Odeon de Río de Janeiro para grabar una canción de solo tres minutos que, según los historiadores, se convirtió en un marco en la cultura y la música brasileña.

La grabación del vinilo incluía por un lado "Chega de Saudade" y por el otro "Bim Bom", una composición de Joao Gilberto, es considerado como el marco inicial de la bossa nova porque permitió que el género que hasta entonces era conocido en unas pocas casas nocturnas de Río de Janeiro pudiese ser llevado a todo Brasil y al mundo.

Pese a que la naciente bossa nova ganaba impulso en pequeños bares de Río y a que la cantante Elizeth Cardoso ya había grabado una versión de "Chega de Saudade", el disco de Joao Gilberto es el que incluye por primera vez el difícil arreglo en guitarra típico del compositor baiano y que se convirtió en la marca característica de la bossa nova.

Y el disco, además, tenía la firma de los otros dos considerados padres de la bossa nova: la autoría y la producción del pianista Tom Jobim y las letras del poeta y diplomático Vinicius de Moraes.

La canción fue compuesta un par de meses antes por el par de amigos bohemios por encomienda de la grabadora Festa para una serie de discos en que poetas leían sus letras.

Aunque inicialmente fue concebida como una forma diferente y más erudita de tocar samba, la bossa nova asumió un estilo propio e incorporó otras expresiones de la llamada música popular brasileña y algunos acordes del jazz y el blues.

Vinicius y Tom también son coautores de clásicos como "Garota de Ipanema" (1962), que es considerada la canción brasileña más conocida e interpretada en todo el mundo.

Los 60 años de la bossa nova también serán recordados con una exposición que será inaugurada la próxima semana en el Espacio Cultural BNDES, en Río, en la que los visitantes podrán disfrutar de experiencias sonoras junto a fotografías de la época.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario