Mundo

Brasil, dividido por Bolsonaro en jornada de festejo patrio

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se rodeó este sábado de aliados y seguidores durante el desfile militar por el día de la independencia en Brasilia, donde parte del público lo recibió al grito de “mito”, al mismo tiempo que en otras ciudades se registraron protestas en su contra.

En su primera celebración de esta fecha patria como mandatario, el ex capitán del Ejército exaltó el espíritu nacionalista y se mostró junto a empresarios, líderes religiosos y figuras aliadas, en medio de una erosión de su popularidad interna y roces con la comunidad internacional por la crisis de los incendios en la Amazonia.

“De nada vale la independencia si no tenemos libertad, tantas veces amenazada por brasileños que no tienen otro propósito que el poder por el poder”, afirmó Bolsonaro a la TV oficial. “Brasil es nuestro, es verde y amarillo”, añadió, aludiendo a los colores de la bandera, que en los últimos años han sido utilizados por grupos de derecha en sus manifestaciones callejeras.

PROTESTAS. En Río de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte, entre otras ciudades, miles de estudiantes y grupos de izquierda se manifestaron en paralelo a los actos oficiales por el día de la independencia, una tradición anual que es conocida como el Grito de los excluidos.

En esta edición, los manifestantes vistieron ropas negras: un rechazo al pedido de Bolsonaro de ataviarse con el verde y amarillo de la bandera y un símbolo del “luto” que dicen estar atravesando por las políticas de su gobierno en materia de educación, medioambiente y defensa de las minorías. Bolsonaro había llamado a la población a vestir los colores patrios en defensa de la soberanía de Brasil sobre su región amazónica.

En Brasilia, aunque muchos de los 20.000 espectadores fueron de verde y amarillo, otros vestían colores variados.

Bolsonaro desfiló por la Explanada de los Ministerios en el descapotable junto a su hijo Carlos Bolsonaro, en el asiento trasero.

De vuelta a la tribuna, asistió al resto del desfile junto a su familia y personalidades como el pastor evangélico Edir Macedo y el popular conductor y dueño de la TV SBT, Silvio Santos. El presidente no contuvo las lágrimas al cantar el himno nacional. Hoy, Bolsonaro pasará por una cirugía en Sao Paulo, la cuarta desde que sufrió una puñalada en el abdomen durante un acto electoral, el 6 de setiembre de 2018.

Brasilia. Bolsonaro saluda a sus seguidores durante el desfile por las celebraciones.

Dejá tu comentario