Mundo

Bolsonaro afirma que Brasil comienza "a liberarse del socialismo"

El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este martes que, con su investidura como jefe de Estado, el país comienza a "liberarse del socialismo, de la inversión de valores y de lo políticamente correcto".

El líder de la emergente ultraderecha brasileña, quien ganó las elecciones del pasado octubre frente al progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), se pronunció en esos términos frente a una multitud que le aclamaba a las puertas del Palacio presidencial de Planalto.

Según Bolsonaro, las elecciones de octubre le dieron voz a quien no era oído y le pusieron al frente de la Nación para servir a la Patria, a Dios y a todo el pueblo brasileño.

sociedad sin discriminación o división

Bolsonaro 3.jpg
Jair Bolsonaro dio dos discursos este martes.<br>
Jair Bolsonaro dio dos discursos este martes.

"Reafirmo el compromiso de construir una sociedad sin discriminación o división", dijo Bolsonaro en su primer discurso en el Congreso de Brasil.

El nuevo mandatario, polémico por sus declaraciones de corte racista, machista y homófobo, dijo que impulsará el desarrollo de "buenas escuelas" para preparar a las nuevas generaciones para "el mercado laboral y no para la militancia política".

Nota relacionada: El ultraderechista Jair Bolsonaro jura como nuevo presidente de Brasil

Igualmente, prometió que durante su mandato atenderá a los brasileños que desean conquistar por mérito buenos empleos y sustentar sus familias y exigen salud, infraestructuras y respeto de los derechos fundamentales.

"Orden y progreso (...) ninguna sociedad se desarrolla sin respetar esos preceptos", expresó Bolsonaro, en alusión al lema que reza en la bandera de Brasil.

También afirmó que honrarán en su Gobierno a "aquellos que sacrifican sus vidas en nombre de la seguridad", en referencia a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

"Ellos se lo merecen y deben ser respetados", añadió.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) indicó además que las Fuerzas Armadas tendrán las condiciones necesarias y mantendrá su capacidad para resguardar la soberanía nacional y las fronteras del país.

El nuevo gobernante constituyó para los cuatro años de su mandato un gabinete cívico-militar con cinco militares de las Fuerzas Armadas y otro cuatro con formación castrense.

Nota relacionada: Mario Abdo viaja al Brasil para asunción de Jair Bolsonaro

A la ceremonia, que se realizó en el hemiciclo del Senado, asisten los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Chile, Sebastián Piñera; Honduras, Juan Orlando Hernández; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Perú, Martín Vizcarra; y Uruguay, Tabaré Vázquez.

Asimismo, están presentes los primeros ministros de Israel, Benjamín Netanyahu; Hungría, Viktor Orbán; y Marruecos, Saadedine Othmani; así como los presidentes de Portugal, Marcelo Rebelo de Souza; y Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, entre otras autoridades.

El nuevo jefe de Estado brasileño se dirigió posteriormente al vecino Palacio de Planalto, sede del Gobierno, donde recibirá la banda presidencial de manos del gobernante saliente, Michel Temer. Allí recibió el saludo de las autoridades extranjeras y encabezará la ceremonia en la que asumirán sus cargos los 22 miembros de su Gabinete.

Los actos concluirán al caer la noche, con una recepción de gala ofrecida en la sede de la Cancillería por el nuevo presidente, cuyo mandato concluirá el 1 de enero de 2023.

Pide fin de "prácticas nefastas" que provocaron grave crisis moral

Bolsonaro 2.jpg
Jair Bolsonaro ganó las elecciones en octubre con un 55% de los votos. <br>
Jair Bolsonaro ganó las elecciones en octubre con un 55% de los votos.

Bolsonaro, también mencionó en el discurso que pronunció tras jurar el cargo ante el Congreso que su Gobierno pondrá fin a "prácticas nefastas" que condujeron a Brasil a la mayor crisis ética y moral de su historia.

"Esa irresponsabilidad nos condujo a la mayor crisis ética, moral y política de nuestra historia", afirmó el nuevo jefe de Estado de Brasil, que reafirmó su compromiso con el combate a la corrupción, una promesa que le ayudó a vencer las elecciones presidenciales de octubre pasado.

Más detalles: ¿Quién es el ultraderechista Jair Bolsonaro?

Pese a que en su discurso de toma de posesión Bolsonaro no mencionó a quién se refería cuando citó las "prácticas nefastas" durante toda la campaña fue un duro crítico del Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y que gobernó Brasil por 13 años.

Lula purga desde abril pasado una condena de 12 años de prisión por corrupción que le fue impuesta en el marco de la Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que destapó una gigantesca red que desviaba recursos de la petrolera estatal Petrobras.

El juez que comandó la Operación Lava Jato y que condenó a Lula, Sergio Moro, será el ministro de Justicia y Seguridad de Bolsonaro.

"Hoy comenzamos un trabajo arduo para que Brasil inicie un nuevo capítulo en su historia", aseguró el capitán de la reserva del Ejército brasileño al comprometerse con el combate a la corrupción en su Gobierno.

Bolsonaro promete liberar a Brasil "de las amarras ideológicas"

Bolsonaro 2.jpg
Jair Bolsonaro ganó las elecciones en octubre con un 55% de los votos. <br>
Jair Bolsonaro ganó las elecciones en octubre con un 55% de los votos.

El nuevo mandatario brasileño también prometió cargo que liberará al país de las amarras ideológicas, con un pleno respeto a las religiones y a las tradiciones judeo-cristianas.

"Convoco a cada uno de los congresistas a ayudar en la tarea de liberar definitivamente al país del yugo de la corrupción, de la violencia, de la sumisión ideológica", declaró Bolsonaro, líder de la ultraderecha brasileña, ante el pleno del Parlamento.

Según Bolsonaro, su Gobierno representará una oportunidad única de rescatar al país de las amarras ideológicas" y para "combatir la ideología de género y otros trazos que, en su opinión, imprimieron en la sociedad y la política los anteriores Gobiernos de los progresistas Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

"Vamos a unir al pueblo, a darle valor a las familias, a respetar las religiones y las tradiciones judeo-cristianas", aseguró en un discurso de escasos diez minutos en el que además se comprometió también a promover los "valores" más conservadores de la sociedad.

Fuente: EFE.

Dejá tu comentario