Mundo

Boda real británica, en medio de confusión por el padre de la novia

La planeada boda del príncipe Enrique de Inglaterra con su prometida Meghan Markle quedó envuelta en la confusión el martes, después de que el padre de la actriz estadounidense dijo a una página web de celebridades que no iba a asistir.

Reuters

Enrique, de 33 años, el nieto de la reina Isabel y el sexto en la línea de sucesión al trono, y Markle, de 36, se casarán el sábado en la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor.

Thomas, el padre de Markle, de 73 años, tenía previsto llevar al altar a su hija frente a 600 invitados, entre ellos toda la realeza británica y un grupo de celebridades.

Sin embargo, la página web TMZ reportó el lunes que Thomas había decidido no asistir a la rutilante boda en el castillo, hogar de los monarcas británicos por más de 1.000 años.

El padre dijo a TMZ que no quería avergonzar a su hija o a la familia real después de reportes de que se tomó fotografías para un paparazzi por dinero. También dijo que había sufrido un ataque al corazón hace una semana.

"Este es un momento profundamente personal para la señorita Markle en los días previos a su boda", dijo en un comunicado el Palacio de Kensington, la oficina de Enrique. "Ella y el príncipe Enrique vuelven a pedir comprensión y respeto para el señor Markle en esta difícil situación".

Una portavoz del príncipe declinó comentar directamente sobre el reporte de TMZ o decir si el padre de Markle asistirá a la boda.

Samantha Markle, la media hermana de la actriz, dijo al programa de televisión Good Morning Britain, que esperaba que él pudiera asistir, pero que dependía de su salud. "Realmente estuvo teniendo dolores cardíacos y sufrió un ataque al corazón. Fue una cantidad increíble de estrés", relató.

Dejá tu comentario