Economía

BM reduce la proyección de crecimiento para el 2019

 

Este año, la economía paraguaya aparentemente experimentará resultados menos favorables de lo que se esperaba. El Banco Mundial (BM) redujo su proyección de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) del país para este año en 0,3 puntos, para dejarlo en 3,9%, cifra inferior al 4% que fijó el Banco Central del Paraguay (BCP) en su último informe de Política Monetaria.

En cuanto al 2018, el organismo internacional estima que el PIB cerró con un aumento de 4%, aquí sí en concordancia con los números que maneja el BCP, y con una desaceleración desde el 5% que se registró en el 2017 y el 4,3% observado en el 2016. De esta manera, la proyección de crecimiento para el año pasado también se ajustó a la baja desde el BM, pues en junio se había anunciado un índice esperado de 4,3%.

Las perspectivas económicas del BM incluyen también las estimaciones sobre la variación del PIB paraguayo en 2020 y 2021, en ambos casos fijados en 4%; en el primero, con una reducción de 0,3 puntos desde la estimación anterior y en el segundo, de 0,2 puntos también a la baja.

Diego Duarte, miembro del Directorio del BCP, recordó que para este año se espera que los motores del crecimiento económico sean los servicios (especialmente los financieros, las telecomunicaciones, transporte, hotelería y gastronomía) y la industria.

Respecto a este último sector, mencionó que la ganadería, si bien en la producción del hato ganadero ha llegado a una meseta, tendrá en la industrialización un comportamiento razonable; “no todo lo dinámico que uno quisiera”, reconoció. En cuanto a la manufactura de origen vegetal, sostuvo que la soja, en particular, va a tener preponderancia interesante.

Sobre el rendimiento del agro en el arranque del 2019, informó que la soja tempranera podría tener una caída en su rendimiento por efectos climáticos: semanas de mucho calor y poca lluvia, que impactó en la producción.

“El desafío es continuar en una senda de industrialización, de captación de inversión extranjera porque como país todavía tenemos oportunidad mirando un poco a la economía brasileña, el desafío es mantener el ritmo de atracción de inversión que genere mano de obra. Tenemos un bono demográfico, con mucho potencial”, recalcó.

Dejá tu comentario