País

Bañadenses venden propiedades en terrenos fiscales y sin tener títulos

La práctica de familias ribereñas se da ante el nulo control por parte de la Comuna capitalina de intervenir en la transacción irregular. Asesor jurídico municipal dice que esa venta está prohibida.

Pese a estar asentados en tierras fiscales desde hace décadas y no tener el título de propiedad de las mismas, la práctica irregular de vender las viviendas que se encuentran en la zona de los bañados de Asunción y otros puntos ribereños inundables está bastante extendida en la actualidad.

Esta transacción se da ante los ojos de todos y se materializa con la colocación de carteles hechos de manera artesanal, que indican que la construcción está a la venta, con la inscripción incluso de números de teléfonos celulares en muchos casos.

El nulo control por parte de la Comuna capitalina favorece este negocio, donde muchos especulan con adquirir un inmueble que, posteriormente, una vez que se concreten las megaobras de la Costanera Sur, Bañado Tacumbú y otros proyectos habitacionales en la Costanera Norte, tengan un mayor valor.

En un recorrido por todos esos puntos costeros se pudo observar gran cantidad de casas que son ofrecidas por sus moradores. En consulta con los mismos, se pudo acceder a la información de que los precios solicitados oscilan de acuerdo a las mejoras que tiene cada construcción. Los montos van desde G. 50 millones, las que son de ladrillo hueco y techos de chapa, hasta G. 200 millones, las que ya cuentan con dos pisos y están hechas de materiales de primera.

En todos los casos, los dueños dicen que no venden la propiedad sino las mejoras que tienen las residencias que habitan.

PROHIBICIÓN. El director de Asesoría Jurídica de la Municipalidad de Asunción, Juan Carlos Ramírez Montalbetti, dejó bien sentado que este tipo de venta en los bañados y puntos ribereños de la capital está prohibido.

“Hay una ley del 2012 que se refiere a las famosas derecheras rurales. Habría que averiguar si se puede aplicar también en las ciudades. No sé si se aplicará en este caso. Me comprometo a averiguar ese dato”, sostuvo.

Recordó que se encuentra vigente la Ordenanza 33/95 que regula el régimen de adquisición de tierras en la capital, además de otras normas municipales que hablan de una autorización municipal que habilita a una determinada negociación. “A veces viene un hijo o un vecino que quiere acceder a esa vivienda o propiedad. Se concede esa autorización en determinados casos. Pero sin eso no se reconoce una venta”.

Puntualizó que la constancia de ocupación que se entregó a las familias ribereñas hace dos años tampoco da derecho a vender nada, pero certifica que hay un morador y también les permite contar con servicio de energía eléctrica y agua potable.


Solo la casa vendemos. Lo que gastamos en su construcción es lo que buscamos recuperar. No es por el terreno. Alicia Villalba, Bañado Sur.

Se dio constancia de ocupación hace dos años, pero no les da derecho de ninguna naturaleza y menos de venta. Ramírez Montalbetti, asesor Jurídico.



200 millones de guaraníes como máximo se pide por las casas, sobre todo las de dos pisos y material de primera.

20.000 familias se estima que serían las que habitan actualmente las zonas inundables existentes en Asunción.

Dejá tu comentario