Turismo

Atyrá: La iglesia que guarda una reliquia del siglo XVIII

La iglesia San Francisco de Asís, en la ciudad de Atyrá, Departamento de Cordillera, es el lugar donde se resguarda una reliquia tallada completamente en madera, herencia de los frailes franciscanos que llegaron al país con una misión evangelizadora.

Esta joya guarda una historia particular entre lo religioso y la fértil tierra guaraní. "Es un retablo de madera construido en el siglo XVIII por los frailes franciscanos con ayuda de indios guaraníes. Fue durante el proceso de evangelización. También de esa época, hay imágenes de santos talladas completamente a mano", explicó a Última Hora el padre Juan Luis Aroffo, quien está a cargo de la iglesia desde el 2010.

Estas obras de arte están resguardadas en la iglesia San Francisco de Asís, construida en el año 1928. Anteriormente había una pequeña parroquia que recibía a todos los feligreses, que estaba ubicada donde hoy es la Escuela Mariscal López.

Embed

El retablo de varios metros de largo y de ancho adorna el altar mayor y contrasta el arte sacro con la mano de obra de nativos de la zona a quienes los franciscanos tenían la misión de evangelizar.

"En el tallado se refleja mucho la naturaleza atyreña, los frutos que crecen con facilidad en estas tierras", explicó el religioso.

El sacerdote comentó que el retablo fue declarado Patrimonio Cultural del Paraguay. Construido en el año 1580, tiene un estilo barroco hispano-guaraní, cuenta con algunas imágenes sagradas y lo que lo hace bello y esplendoroso son los detalles en el tallado, que incluye piñas, uvas, flores y hasta dos pavos reales.

La estructura está invadida por el simbolismo, ya que los franciscanos utilizaron la semiología de los productos de la tierra con la grandeza de Dios para el proceso de evangelización. El arte fue la alternativa ante la diferencia de idiomas.

En el pasado, en toda la zona cordillerana y especialmente en Atyrá había plantaciones de piña y en el bosque se encontraban un sinfín de flores de colores espectaculares.

"Entonces, los franciscanos, observando la naturaleza, reprodujeron todo en un retablo en honor a San Francisco de Asís, patrono de la ciudad y fundador de la comunidad religiosa", comentó el padre Aroffo.

Embed

Dos pavos reales también figuran en el retablo y el encargado explicó que representan la palabra de Jesús como vida eterna, así como la grandeza de ser hijo de Dios.

Entre las figuras que pueden verse dentro del retablo están: la Virgen de la Candelaria, San Juan Bautista, Santa Lucía, San Roque, San Nicolás, el Divino Niño Jesús y el Espíritu Santo.

Pero justamente por ser un espacio donde todas las imágenes y ornamentos tienen mucho valor, fueron víctimas de robo en varias ocasiones. Muchas de las imágenes que estaban originariamente ya no están y la de Santa Lucía fue rescatada después de que se haya robado e intentado vender.

"Esas figuras las roban para (venderlas en) el exterior, seguramente para los coleccionistas que tienen conocimiento e interés en el arte sacro", lamentó el padre.

Después de tantos robos, se reforzó el sistema de seguridad y se instalaron alarmas y cámaras de vigilancia, teniendo en cuenta que también hay un pequeño museo con varios elementos de la misma época de la construcción del retablo.

La iglesia abre las puertas a todo público de 6.30 a 11.30 y de 15.30 a 19.00, de lunes a viernes. Todos estos días hay misa a las 18.00.


Dejá tu comentario