País

Asunción se va impermeabilizando con obras sin el suficiente drenaje

 La existencia de obras de infraestructura en Asunción que impermeabilizan el suelo, al carecer de sistemas de desagüe pluvial capaces de absorber la gran cantidad de agua de lluvia, y que causan problemas en otros sectores de la ciudad con caudalosos raudales e inundaciones fue advertida por Alejandro Buzó, especialista en el área de gestión de riesgos.

El experto indicó que la capital está creciendo sin planificación, ya que en las construcciones de envergadura que se tienen actualmente no existe un adecuado cálculo de absorción para el tipo de clima que se tiene en la actualidad, con torrenciales precipitaciones en cuestión de horas.

“Tenemos que entender que el cambio climático provoca que los fenómenos convencionales como tormentas y lluvias sean más intensos hoy día. Por ende, los cálculos ya no son los tradicionales o históricos. Tenemos que considerar un aumento de precipitaciones y la potencia de ellas”, precisó.

Agregó que “le estamos robando absorción natural al suelo porque ponemos asfalto, ponemos cemento y eso hace que el agua que anteriormente se absorbía en forma natural ya no se desagote fácilmente. No existe un equilibrio entre el espacio verde y el espacio cubierto por toda la infraestructura instalada”.

“Con todo esto, el agua hace estragos en otras zonas de la ciudad. Las zonas más caras de Asunción no tienen la suficiencia de sistemas de desagote, lo que hace que colapsen no solo las calles, sino todos los sistemas existentes”.

Resaltó que se debe dar un sinceramiento por parte de las autoridades y un trabajo de planificación, en el que incluso debe estar involucrado el sector privado en lo relacionado con el negocio inmobiliario, con un desarrollo de los sistemas de desagüe y de contención.

CONCIENCIACIÓN. En otro momento, Buzó manifestó que hacen falta campañas de concienciación a nivel ciudadano sobre fenómenos que afectan al país, como el de El Niño, que deberían partir de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), como órgano rector, ya que, de lo contrario, es difícil que la gente se eduque en una situación que ya es convencional y a la cual se debe adaptar.

“Si el ciudadano no tiene el conocimiento y tiene una mala práctica, un mal hábito, se juntan todos los factores”, dijo, al indicar que una de estas cuestiones está en arrojar basura a los raudales o a la vía pública, lo cual va a parar a los cursos de agua, colapsando sus cauces y provocando inundaciones.

“Es cierto que la basura llega a zonas ribereñas desde puntos altos de la capital. Pero en los puntos afectados por las inundaciones, donde falta un sistema de recolección eficiente, también generan basura, la juntan y la tiran en los cursos de agua”, expresó.

Señaló que los arroyos deben ser objeto de un proceso de limpieza y mantenimiento de sus cauces, que se haga de manera quincenal y no tras periodos muy extensos. “Que la canalización sea más efectiva por la gran cantidad de agua que cae con cada precipitación. Vemos que muchas de estas venas de río y riachuelos están taponadas por basura, colapsan cuando empieza a llover”, concluyó.

Desmoronamiento. Debido al taponamiento de la tubería de desagüe pluvial como consecuencia del arrastre de materiales con el caudaloso raudal, ayer se produjo el desmoronamiento de la calle Sajonia del barrio San Vicente, en una parte de la zona de obras del desagüe pluvial de la cuenca de la avenida General Santos que ya se encontraba concluido y en servicio, según la Comuna. La firma contratista inició la reparación ayer.

Dejá tu comentario