Nacionales

Arzobispo reconoce que la Iglesia necesita un cambio de mentalidad

El arzobispo de Asunción reconoció este jueves que la Iglesia Católica necesita un cambio de mentalidad para formar a nuevos cristianos. Además, instó a las autoridades nacionales a trabajar en conjunto para lograr el bienestar de las familias paraguayas.

En el último día del novenario de la Virgen de Caacupé, el arzobispo de Asunción Edmundo Valenzuela reconoció que la Iglesia necesita un cambio de mentalidad para preparar a nuevos cristianos. "Es decir, no solo contentarse con dar sacramentos, sin la debida preparación en la fe", afirmó.

“Necesitamos un cambio de mentalidad que la Iglesia nos pide. No se puede ser cristiano sin el alimento de la palabra de Dios, sin la liturgia y sin la vida fraterna”, expresó durante la homilía realizada en la Villa Serrana.

Al inicio de su reflexión, Valenzuela recordó que la Iglesia pasó por varias transformaciones que impulsaron su crecimiento y mencionó que es necesario asumir la dinámica catequética que requiere nuevas actitudes pastorales de parte de obispos, presbíteros, diáconos, personas consagradas y agentes de pastoral.

El religioso hizo referencia a la necesidad de repensar una nueva pastoral que esté dirigida a la preparación del matrimonio y así evitar los fracasos; a la ausencia de cristianos laicos en la vida política para fortalecer la formación de la doctrina social; a la escasez de vocaciones femeninas para descubrir el seguimiento de Cristo y la injerencia social en las parroquias para una mayor promoción de solidaridad.

Puede interesarte: Caacupé: Iglesia aboga por priorizar a los hijos y a la familia

“En esta tarea debemos trabajar con las autoridades nacionales, gubernamentales y municipales pues ellos son los que disponen de los medios económicos, ya que la labor de la Iglesia es subsidiaria en el campo social y económico, pero importantísima por la sinergia y colaboración de la Iglesia con el Estado en vista del logro del bien común y el bienestar de las familias paraguayas”, expresó.

Cambios sociales

Pese a los cambios sociales, Valenzuela destacó que la nación paraguaya sigue en pie con valores cristianos, defendiendo la familia, el matrimonio del varón y la mujer, la vida por nacer y el cuidado de ancianos.

“Sabemos el momento difícil que vivimos hoy, la globalización del dinero, del consumo y de las nuevas ideologías impuestas por las Naciones Unidas. Son una nueva dictadura cultural que influyen fuertemente sobre nosotros y nuestros jóvenes. Cuánto trabajo pastoral y educativo tenemos juntos ante esa enorme y dolorosa realidad nuestros jóvenes”, se refirió.

Al respecto, el religioso señaló que el país exige una purificación y oración, además de realizar cambios de actitudes que no favorecen al pueblo hoy.

Escenario político

Sobre la crispación de los políticos, el arzobispo afirmó que es indispensable instalar una mesa de diálogo, que tenga como objetivo superar las rivalidades y buscar el bien común para el país.

“Como repite el Papa Francisco, el diálogo es el camino para llegar a metas superiores a los propios intereses y eso exige humildad, sinceridad, búsqueda de nuevas formas de colaboración y de entendimiento”, expresó.

Lea más: Monseñor Medina lamenta la falta de políticos honestos e instituciones justas

Resaltó que la política y economía del país necesitan una purificación para que den un desarrollo sustentable a los ciudadanos.

Finalmente, aconsejó a los jóvenes que para producir frutos abundantes en la vida es preciso el sacrificio, la dedicación y el esfuerzo, tanto para el estudio, el trabajo como para la vida cristiana de oración y participación en la comunidad fraterna.

Dejá tu comentario