Sucesos

Arzobispo admite que la Iglesia no sancionó a cura por acoso sexual

 

Monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo de Asunción, declaró ayer en el juicio por acoso sexual del cual es acusado el sacerdote Silvestre Olmedo, ex cura párroco de la Iglesia San José de Limpio.

Desde su oficina y utilizando medios telemáticos, el prelado afirmó que el sacerdote Silvestre Olmedo no recibió ninguna sanción interna porque la investigación canónica que realizaron sobre su caso no concluyó.

Valenzuela afirmó que la investigación interna que realizó la Iglesia se paralizó desde el momento en que la denunciante llevó el caso al Ministerio Público.

Este hecho fue duramente criticado por la abogada de la querella, Sonia Von Lepel, quien digo enérgicamente que el hombre de Dios mintió en su declaración.

“Con esto se evidencia que la Iglesia tiene una postura de encubrir los casos de acoso”, concluyó la abogada.

Von Lepel explicó que la principal contradicción en la que supuestamente cayó el arzobispo se dio cuando este dijo que no terminó la investigación canónica, porque, según ella, dijo lo contrario en otro momento. “En la carta que había enviado a los jóvenes dijo que luego de haber concluido la investigación canónica se determinó que el hecho fue indecoroso y que se le separó al cura y que este había aceptado”, añadió.

“CONDENA SOCIAL”. Por otra parte, Rodrigo Yódice, que representa legalmente al sacerdote acusado, habló de irregularidades durante el juicio. “Para mí está condenado socialmente, lo digo con pesar”, se refirió a su defendido.

El abogado remarcó que se documentará mejor para dar más detalles de las presuntas irregularidades.

A las afueras del Juzgado de Luque, donde se realizó el juicio, se presentaron dos grupos antagónicos que siguieron de cerca el trámite.

Por un lado, un grupo de feministas que apoyaban a la presunta víctima y, por el otro, feligreses que defienden al cura. No se registraron incidentes entre estos grupos.


La palabra del acusado
El juicio oral proseguirá el próximo 10 de agosto, pero esta vez en San Lorenzo, lugar donde había comenzado. Según fuentes judiciales, para esa jornada está prevista la extracción de un archivo de audio guardado de una computadora presentada como prueba. Allí, supuestamente, el sacerdote Olmedo admite haber acosado a la joven que lo denunció. También para ese día está prevista la declaración del acusado, el cura Olmedo, ante el tribunal. Su abogado ya adelantó que el religioso prestará declaración ante los magistrados.

Dejá tu comentario