Arte y Espectáculos

Artesanos de arpas dejarían de exportar debido a altos costos

Artesanos de arpas ahora tienen más trabas para los envíos. El Correo Paraguayo ya no ofrece el servicio de “carga postal”. Firmas privadas cobran casi el doble del valor del instrumento.

Los artesanos de arpas del país se enfrentan a una difícil situación: dejar de exportar sus instrumentos al mundo. Esta realidad tendrá un impacto negativo y grave para la economía del rubro, señala Evelio Gauto, presidente de la Asociación de Artesanos de Arpas y Guitarras Oñondivepá de Luque.

La situación se debe principalmente a que desde este año el Correo Paraguayo ya no puede enviar los instrumentos como “carga postal”, que es una opción económica, debido a las nuevas disposiciones de la aerolínea Latam, principal encargada del citado transporte.

En tanto, el costo del servicio privado es tan alto que supera casi el doble al valor del producto, asegura Gauto. Como ejemplo, explica que por un arpa, que cuesta en promedio G. 3 millones, se debería pagar un adicional aproximado de 1.200 dólares (unos G. 7.200.000) para su envío a Japón.

“¿Cómo el servicio de envío puede costar más que el arpa? Es imposible que alguien quiera pagar esto. Es mucha la diferencia”, sostiene con preocupación el artesano.

COSTOS. Los artesanos de arpa de Luque están preocupados. “Desde hace unos meses el Correo Paraguayo dejó de enviar arpas de nuestra producción al exterior”, afirma Gauto, detallando que el envío a través del servicio estatal era el más económico del mercado, llegando a pagarse entre unos G. 1.200.000 (a Chile) hasta unos G. 2.400.000 (al Japón) por el traslado.

Sin embargo, esta opción más económica para el envío de instrumentos, a cargo del Correo Paraguayo se cerró para los artesanos, por motivos ajenos al ente estatal, detalla Víctor Agüero, asesor del Correo Paraguayo.

Agüero informa que el arpa, clasificada como artesanía nacional, no paga impuesto según la legislación paraguaya y esto representa ya una ventaja, aunque cree que la legislación internacional podría imponer algún cánon al producto.

Agüero aclara que el Correo Paraguayo ya no puede enviar los instrumentos como “carga postal” porque las compañías aéreas, en particular Latam, consideran que es “una carga muy delicada para transportarla”.

Además, la aerolínea tuvo inconvenientes con un artesano que había enviado un arpa de su fabricación, lo que culminó con una demanda judicial. Esta situación complica el panorama para el colectivo de artesanos y lutiers.

Ante esta situación, la firma aérea resolvió que las arpas se envíen como “carga aérea”, y no “carga postal”, lo cual implica un costo mucho más elevado.

Agüero explica que el concepto de “carga postal” es una suerte de encomienda no comercial de hasta 20 kilos, que representa un valor más bajo en el envío, pero, a su vez, significa un riesgo elevado para la empresa que realiza el servicio, pues los cuidados son distintos en cada caso.

SITUACIÓN. “Ahora, si un artesano quiere hacer su envío debe contratar un despachante y un agente de cargas. Con esto, el costo de los envíos se encarece para los fabricantes”, indica Agüero.

En tanto, Evelio Gauto comenta que recurrió al Instituto Paraguayo de Artesanía y firmas privadas, pero que no hubo una respuesta satisfactoria para el sector.


A saber
* Sin servicio postal: Los artesanos no podrán acceder al servicio económico de “carga postal” del Correo Paraguayo para enviar sus arpas. Esto se debe a que las compañías aéreas no quieren responsabilizarse por el envío de un instrumento que consideran “delicado” para su transporte y no lo harán más a bajo costo.
* Costos elevados: Los servicios de envío del sector privado u otros sistemas de traslado encarecerán el flete de las arpas. Esto sería asumido por el usuario final, el cual no correría con un gasto tan alto en el flete considerando que supera al valor del producto.

Dejá tu comentario