Mundo Animal

Aparecen más de 100 nuevos ejemplares de tiburón ballena en Filipinas

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) informó este viernes que se han identificado en la primera mitad del año 104 nuevos ejemplares de tiburón ballena -el pez vivo más grande del mundo- frente a la costa de Donsol, en Filipinas.

El tiburón ballena (Rhincodon typus), que se halla en peligro de extinción según la Lista Roja de Especies Amenazadas, es un tiburón alfombra que se alimenta por filtración y se le identifica por un patrón único de manchas detrás de sus branquias, que equivale a su huella dactilar.

"Así como no hay dos huellas digitales humanas iguales, tampoco hay dos tiburones ballena que tengan el mismo patrón de manchas", explicó WWF Filipinas en un comunicado.

Estos nuevos avistamientos sitúan el número total de tiburones ballena en Donsol en 676 desde que comenzó el monitoreo de esta especie en la zona en 2007, lo que representa casi el 40% de los 1.724 ejemplares identificados en toda Filipinas.

Lea más: "Capturan sorprendentes imágenes de un enorme tiburón ballena"

El número de nuevos individuos vistos este año es el más elevado desde 2007, ya que entre 2017 y 2018 solo se avistaron 22, cifras que muestran la paulatina recuperación de la especie.

Entre los nuevos avistamientos, se identificaron varios ejemplares muy jóvenes, por lo que los especialistas de WWF consideran que las aguas de Paso Ticao, frente a las costas de Donsol, "pueden ser un lugar de cría para los tiburones ballena, lo que aumenta aún más la importancia ecológica de la zona".

"Estos tiburones ballena que pasan por Donsol no solo son importantes por su valor para el turismo local, también muestran la resistencia del ecosistema local, ya que muestran que las aguas son ahora ricas en plancton", señaló Manuel Narvadez, gerente del Proyecto Donsol de WWF Filipinas.

El turismo ha sido una fuente importante de recursos para Donsol en los últimos años gracias a la presencia de los tiburones ballena, ya que allí se pueden avistar e incluso nadar con ellos de forma sostenible, al contrario que en la localidad filipina de Oslob.

Nota relacionada: "Muestras de ADN buscan desvelar secretos del tiburón ballena en Australia"

En Oslob, conocida en el pasado por las actividades turísticas relacionadas con el tiburón ballena, los animales son alimentados de forma artificial para que se instalen en la zona, lo que afecta a su instinto y sus rutas migratorias, además de no ser tratados correctamente.

"Proteger más áreas marinas cerca de Donsol podría desempeñar un papel clave para mejorar la protección de estos nómadas oceánicos en peligro de extinción para las generaciones venideras", apuntó Andy Cornish, director del programa de conservación de tiburones y rayas de WWF, que también opera en Ecuador, México, Pakistán y Tanzania.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario