Arte y Espectáculos

Ant-Man y La Avispa traen acción a la pantalla grande

En su apuesta por la diversidad, el estudio Marvel quiere dar mayor peso a sus superheroínas, algo que da alas a Evangeline Lilly en Ant-Man and the Wasp (El hombre hormiga y La Avispa), película que incluye en su título a un personaje femenino por primera vez en este universo cinematográfico de 20 películas. El filme llega mañana a las salas de cine de Paraguay.

A la espera de Captain Marvel, que se estrenará en el 2019 con el protagonismo absoluto de Brie Larson, ganadora del Óscar por Room, el estudio sigue decidido a facturar filmes donde todos los públicos se vean representados. “Originalmente, el personaje de The Wasp iba a ser presentado en Captain America: Civil War. Ese era el plan original. Pero luego me dijeron que optaban por dedicar una película a presentar el personaje, no simplemente incluirla como un anexo en una historia más grande. Eso fue excitante para mí”, dijo la actriz.

La primera parte, Ant-Man (2015), dirigida también por Peyton Redd, narraba los orígenes de Hank Pym, uno de los miembros fundadores de The Avengers, dotado con la facultad de reducir su cuerpo al tamaño de un insecto y aumentar a la vez su fuerza.

En el filme, el bienintencionado ladrón Scott Lang tomaba el testigo de Pym bajo la promesa de proteger el traje a toda costa, y el final de la historia prometía que la hija de Pym, Hope Van Dyne, sobradamente preparada para la acción, se aliaría con Ant-Man para combatir el crimen.

Más estrenos. Mañana también se estrena la animación Luis y sus amigos del espacio. Se trata de una coproducción entre Alemania, Luxemburgo y Dinamarca, dirigida por Christoph y Wolfgang Lauenstein. Es la historia de un niño solitario, cuyo padre no le presta atención y que descubre unos simpáticos extraterrestres no muy lejos de donde vive.

Para los amantes del suspenso llega 12 horas para sobrevivir. El inicio. El filme muestra cómo para reducir la tasa de criminalidad, los Nuevos Padres Fundadores de los Estados Unidos ponen a prueba una teoría sociológica para descargar la agresividad de una comunidad aislada por una noche.

Dejá tu comentario