Arte y Espectáculos

Anita Dice: honestidad social

María José Jara (28) es una joven de Asunción que comparte los dibujos de un personaje femenino con claras influencias de Maitena. Reside en Buenos Aires y en algún momento desearía publicar un libro con sus ilustraciones. Conozca más sobre Anita Dice, en el siguiente material.

Mali se encontraba con una amiga en un café cuando surgió el nombre de su personaje. Había terminado de dibujarla y pensaba en cómo nombrarla. Entonces, le preguntó a su amiga: "¿Cómo crees que se llama?" Y ella le dijo: "Tiene que ser algo con 'ita', Anita". Ese nombre le gustó bastante. "Me encantó. Anita sin duda tenía cara de Anita", recordó en una entrevista con este medio.

El primer dibujo de Anita lo hizo en marzo de 2014, en un momento de aburrimiento. Comenzó a dibujar a un niño y después surgió la niña por fuerza natural. "Fue uno de los aburrimientos más productivos de mi vida", expresó la creadora. Pero este hábito por el dibujo viene de la infancia.

Para ella era costumbre dibujar en sus cuadernos de primaria, luego en los de secundaria y también en la universidad. "Me distraigo muy rápido, y eso me ayudaba a tranquilizarme y supongo que a aparentar que estaba trabajando", asegura. Su madre, quien hace pinturas, fue una gran influencia.

Fue así como Anita llegó al mundo y eventualmente se creó un perfil socialen Internet. Y con marcadores y papelitos de colores, empezó a mostrarse con frases y situaciones cotidianas.

Según la autora, el personaje se identifica por ser honesta, sin importar las consecuencias que generen sus frases o posturas. "Anita, en su torcida forma de mostrarlo, no sólo busca que no le vean a las mujeres como muñecas, sino que busca además dar un mensaje de tolerancia e igualdad", explica. "En resumen creo que busco hacer reír y por ahí mostrar otro punto de vista más", añade.

Embed

Una de las frases compartidas por Anita, desde su perfil en Facebook. Foto: Anita Dice.

La creadora de Anita se ha puesto a gusto con la escritura. Desde hace años que tiene guardadas algunas frases en su cabeza. Hay otras que nacen por espontaneidad. "Siempre salgo con una agendita por ahí para dibujar o anotar ideas, incluso a veces a bares, o en el teléfono", asegura.

Dibujando se ha encontrado con un mundo de artistas que la han influenciado. "Normalmente, si me preguntan qué quiero hacer con mi vida, les hablo de Anita. Y ahí, el 98% de las veces, me comentan de otro dibujante que les encanta, y así voy conociendo muchísimos", cuenta. Entre los artistas, destaca a Liniers, Sabri.pio, emmasapien, Szoka, Troqman, Francesco Bongiorni, Dr. Kurnicopia y Maitena, una clara influencia.

Uno de los proyectos recientes que tiene Mali con Anita es repartir dibujitos del personaje por las calles de Buenos Aires, junto con las frases que la caracterizan. Piensa de momento trabajar con marcas pero recuerda que todo llevará su tiempo. Le encantaría trabajar con otros caricaturistas.

¿Quisieras compartir este trabajo de forma comercial?

Ojalá algún día pueda dedicarme solo a Anita u otros personajes que surjan. A veces me imagino dibujando en una playa, me llama el editor y me dice: ¿Ya está tu próximo librito? Y le respondo: ¡Sííí, te envío cuando termine este daikiri de frutilla! Y después me caigo de la cama. Suelo contar eso como un ideal. Una vez me dijeron que quedaba creída o soberbia por decir eso, yo creo que no hay nada mejor que proyectarse e imaginarse cosas lindas. Siempre lees por ahí y te dicen: "Soñá, cumplí tus sueños"... y después, cuando les contás tu sueño te dicen que estás loca. Probablemente, nunca voy a tomar daikiri o cerveza en la playa mientras me llame mi editor, pero yo la estoy pasando bomba trabajando para que suceda, divirtiéndome con la idea de la frase: Nunca digas nunca".

¿Qué opinas sobre la influencia que puede llegar a tener el dibujo en la sociedad? Liniers, cuestionado sobre el caso Charlie Hebdo, opinaba que el arte no debería tener límites.

Estoy de acuerdo, el arte es libertad de expresión y en un mundo ideal no debería ser censurado. Mientras no se dañe directamente a nadie, creo que todos deberíamos hacer y decir lo que se nos canta la gana. El límite sería violar la libertad del otro y con un dibujo esto claramente no se hace. El tema de "ofender" a la otra persona, por expresar una idea, es imposible evitar, todos somos y pensamos demasiado diferente, pero la idea es justamente esa: tolerar que otra persona piense diferente. Lo de Charlie Hebdo es un ejemplo de lo torcido de este mundo, nada más triste que atacar a una persona porque piense, sea o crea en algo diferente a vos.

Creo que todo influye desde lo que lees, lo que escuchás, las publicidades que te dicen que vas a ser más segura de vos misma si tenés una crema, hasta un dibujo que te puede hacer reír y al mismo tiempo pensar. El humor tiene algo muy particular y es que si hacés reír a alguien, podés decir de todo. Por más hijo de (...) que sea, te hace pensar. Soy fanática también del stand up. A veces vas a uno que habla de política, religión, y te das cuenta que dijo algo completamente tabú pero cayó súper bien porque te hizo reír. Lo mismo pasa con el dibujo. Para mí eso es absolutamente genial.

Dejá tu comentario