Economía

ANDE inicia estudio de líneas de 500 kV para traer 100% de Itaipú

 

La ANDE considera que una de las mejores opciones de Paraguay, de cara a las negociaciones con Brasil por la revisión del Anexo C de Itaipú, es retirar el 100% de la energía de la central, para de esa manera poder radicar inversiones o vender el producto a precio de mercado. Para el efecto necesita construir dos nuevas líneas de transmisión de 500 kilovoltios (kV), obras de las que oficialmente ya se iniciaron estudios, comentó Fabián Cáceres, gerente técnico de la empresa pública.

De esta forma se terminaría la cesión del excedente que se realiza a favor del país vecino por un ínfimo valor, y que incluso fue objetada por los brasileños, quienes consideran que ya están pagando demasiado al Tesoro paraguayo por la operación.

“Estamos iniciando los estudios de factibilidad y costos para hacer los números, de forma a ver si estamos en condiciones. Me llegó el pedido de la Gerencia de Planificación y estamos estudiando con la gente de proyectos”, precisó Cáceres.

Puesto que la energía no se puede almacenar y debe ser consumida al instante, el ingeniero señaló que un desafío será generar los consumidores correspondientes. Acotó que el producto se puede vender a otros mercados o se puede traer a grandes clientes de otros países para que vengan a utilizar la electricidad por un tiempo.

“Si es que nuestro mercado no está preparado para consumir toda la energía en el mercado tradicional, se genera un mercado no tradicional, en el que puedan venir industrias que consuman mucha energía. O eventualmente prepararnos para, una vez que tengamos, sacar toda nuestra electricidad y vender a países vecinos. Hay muchas alternativas y todas ellas están hoy sobre la mesa”, comentó.

Apuntó que se deben estudiar varias opciones y tenerlas disponibles durante la negociación con Brasil, para ver cuáles nos darán más ventajas.

PROYECCIÓN. La posición de retirar toda la energía paraguaya de Itaipú ya había sido esgrimida semanas atrás por Pedro Ferreira, presidente de la ANDE, y la estatal recientemente comunicó la intención a la Cámara de Senadores. Esta postura fue bien recibida por los técnicos del sector energético.

La construcción de las dos líneas de 500 kV demandaría un plazo de tres años. Las obras ya cuentan, a priori, con financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), pero el crédito primero debe ser aprobado por el Congreso Nacional.

Dejá tu comentario