País

Alumnos realizan proyectos de hasta G. 8 millones gracias a la autogestión

Pese a la poca inversión en educación, jóvenes demostraron creatividad y oficio en la tradicional exposición del Colegio Técnico Nacional. Se destacan trabajos hechos con lo último en tecnología.

Un brazo neumático, que funciona con aire comprimido y que reemplaza las funciones de uno mecánico, fue el trabajo presentado en la Expo Técnica 2019 del Colegio Técnico Nacional (CTN).

El proyecto fue desarrollado por Verónica Espínola y Nabila Sannemann, alumnas del tercer año de la especialidad de Electromecánica.

“Teníamos que buscar un proyecto que no sea tan caro y encontramos este que nos convenció. De no ser por algunos materiales que conseguimos, el costo de inversión es de G. 8 millones, pero gastamos G. 2 millones aproximadamente”, agrega la estudiante.

Para la industria, por ejemplo, implica mayor cantidad de producción a menor costo, al automatizar numerosas funciones. También podría ser un brazo hidráulico, pero este contamina mucho el ambiente por lo que optaron por uno mecánico, comenta Verónica.

Verónica y Nabila son dos de las cinco alumnas que se tiene por aula en Electromecánica. De a poco, se abren paso en carreras más relacionadas con los varones.

Utilizando materiales reciclados, con inversiones de las propias familias o con ayuda de los profesores, los jóvenes del CTN presentan ingeniosos trabajos, pese a los altos costos. Reclaman mayor inversión en la educación para garantizar mejores oportunidades.

MÁS TRABAJOS. Una bicicleta eléctrica, que funciona con un motor importado directo desde China, presentaron Leonardo Barrios, Walter Cardozo, Lucas Figueredo, José González, Brandon Martínez y Hernán Román, para la asignatura de Taller Mecánico.

Los jóvenes comentaron que la inversión también supera los G. 2 millones y que solo los elementos mínimos pudieron extraer del colegio.

El biciclo se construyó con hierro reciclado; de lo contrario, el costo de inversión dependería de la marca del vehículo, agregaron los chicos.

Onam Aquino, Rodrigo Achon y Mariano Ovelar invirtieron unos G. 700.000 en un basurero que transforma residuos orgánicos en abono, ideal para chacras, granjas o huertas.

La profesora Carolina Martínez, de Taller Mecánico, expresa que muchos de los trabajos se presentan en maquetas y no a escala, justamente, por el presupuesto de las familias.

“Acá los padres son los que aportan para los trabajos”, agrega la docente.



Dejá tu comentario