Mundo

Allanan Obispado por la investigación de los abusos en Chile

 

La Policía chilena allanó las oficinas del Obispado Castrense, a cargo de los servicios religiosos a las Fuerzas Armadas, en el marco de la investigación de encubrimiento de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes.

Uniformados llegaron a las oficinas de este Obispado, ubicadas en el barrio Providencia en Santiago, con el fin de recabar información relacionada a las investigaciones que comenzó la Fiscalía de la ciudad de Rancagua sobre una red de 14 sacerdotes que habrían cometido abusos sexuales y de poder. “De momento, estamos investigando todo lo que podamos encontrar y ahí vamos a poder remediar en definitiva cuáles elementos, si encontramos algunos, corresponden a investigaciones que se desarrollen bajo el actual procedimiento o cuáles eventualmente podrían ser enviados a la justicia ordinaria del sistema antiguo”, explicó el fiscal Miguel Ángel Velásquez.

Entre junio y julio, la Fiscalía ordenó redadas en distintas oficinas religiosas en Rancagua y Santiago, en el comienzo de una investigación que busca determinar si hubo encubrimiento de los abusos cometidos en la Iglesia chilena, que vive su peor crisis por estos hechos.

La Fiscalía también espera determinar si los presuntos ataques o encubrimientos se produjeron bajo el mandato del actual obispo castrense Santiago Silva o anteriores clérigos, entre ellos el obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos cometidos por su guía espiritual, el sacerdote Fernando Karadima, separado de la iglesia en 2011.

el papa. El papa Francisco recibió en el Vaticano a dos miembros de la Conferencia Episcopal de Chile y les animó a que se sigan aclarando todos los interrogantes sobre los abusos por parte del clero en ese país sudamericano. El Pontífice recibió en su residencia al obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, y a Ana María Celis Brunet, presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, organismo de la Conferencia Episcopal chilena. afp-efe

Dejá tu comentario