Política

Alivio temporal para Cartes tras unos días de turbulencia legal

 

El pasado viernes 22 empezaba una semana turbulenta para el ex presidente de la República, Horacio Manuel Cartes Jara, por las supuestas cuentas pendientes con la Justicia del Brasil por su presunta vinculación a la organización criminal que lidera el Doleiro dos Doleiros, Darío Messer, a quien en su momento llamó hermano del alma.

El representante del Ministerio Público de Asuntos Internacionales, Manuel Doldán, fiscal de Asuntos Internacionales, informaba que estaba pendiente la autorización del Centro de Mando y Coordinación de Interpol, en Francia, para la activación de la orden de captura internacional contra el ex mandatario.

Informaba que el requerimiento ya estaba en las Oficinas Centrales Nacionales (OCN) de Brasil.

Esto se daba luego de que el 22 de noviembre pasado el Tribunal Regional de Río de Janeiro, a cargo de Gustavo Arruda, haya rechazado la medida cautelar de levantar la orden de prisión contra el ex mandatario.

El lunes, Horacio Cartes movía una ficha más, quería que se lo investigue en Paraguay, donde tiene más posibilidades de llevar las aguas hacia su molino debido a la influencia que tiene en distintos estamentos de la Justicia.

“En mi condición de senador vitalicio y senador electo y proclamado de la nación, me presento ante la fiscala general del Estado”, comenzaba diciendo el escrito, donde informaba estar a disposición, conociendo el proceso en Brasil, que se conocía públicamente en Paraguay el pasado 18 de noviembre.

Sin embargo, en Paraguay no se le abrió investigación alguna sobre el caso. La Fiscalía se limitó a viajar al Brasil en busca de pruebas.

La investigación contra el líder del movimiento Honor Colorado es la Operación Patrón, que es una derivación de la Operación Cambio, Desligo, que a su vez es una rama de la Operación Lava Jato.

La acusación del Ministerio Público Federal afirmaba que colaboró en la tarea de esconderlo de la Justicia, y que supuestamente Cartes había enviado la suma de 500 mil dólares a su hermano del alma, escondido ya en Brasil. El intermediador entre el ex presidente y el lavador de dinero era, según la investigación brasileña, Roque Silveira, un cigarrillero brasileño de Salto del Guairá que supuestamente contrabandea cigarrillos de Tabacalera del Este SA (Tabesa) al Brasil.

La semana pasó entre la espera de una resolución del hábeas corpus que la defensa de Cartes presentó y/o la activación del Código Rojo internacional de Interpol, que es una alerta a todas las fuerzas de seguridad para ubicar y privar de libertad provisionalmente a la persona buscada para extradición.

El alivio llegó para el ex presidente cuando el viernes, como medida de urgencia, el ministro del Superior Tribunal de Justicia brasileño (STF), Rogerio Schietti Machado Cruz, ordenó el levantamiento de la medida cautelar de detención.

Aunque de momento no tiene orden de captura, Cartes aún no tiene la suerte echada, pues el hábeas corpus tiene que ser revisado por otros dos ministros del Superior Tribunal brasileño.


Lo seguirán investigando, aunque por ahora libre
“Hay razones para las investigaciones, pero no para respaldar una restricción tan severa sobre el derecho ambulatorio del procesado”, señala el escrito del ministro del Superior Tribunal de Justicia brasileño (STF), Rogerio Schietti.
Además, faltan la determinación de otros dos ministros, sobre el pedido de prisión internacional. Incluso, Schietti hace énfasis en que la medida claramente puede cambiar si se logra presentar recursos probatorios nuevos contra el ex presidente paraguayo, que por el momento podrá ejercer su defensa antes la Justicia brasileña sin estar tras las rejas.

Dejá tu comentario