País

Alertan que consultas compulsivas al pediatra generan estrés en niños

El neuropediatra Óscar Doldán señala que existe una tendencia de llevar a los pequeños a visitar al médico aún si no es necesario, sobre todo los padres primerizos. Esto puede resultar negativo.

De un extremo a otro. Hace algunas décadas, muy pocos padres llevaban a sus hijos al médico. Ahora con varios padres sucede lo contrario: Se han convertido en casi habitantes permanentes de los consultorios de pediatría.

“Cualquier extremo es malo. Están los consultadores compulsivos, que ante cualquier pequeño síntoma del hijo ya quieren llegar hasta el consultorio, lo cual no es aconsejable, ya que en un hospital se reúnen enfermos, virus, bacterias, etc”, aconseja el doctor Óscar Doldán, neuropediatra que hace cuatro décadas ejerce esta especialidad.

El profesional insta al justo equilibrio. Sin embargo, la tendencia parece no indicar esto. “Llama la atención que existe una tendencia en consultar de forma compulsiva y a exagerar los problemas del niño. Impresiona el incremento en ese sentido”, observa.

pediatras.jpg

RIESGOS. Llevar al niño al pediatra sin que realmente exista necesidad no solo significa el riesgo de contraer alguna enfermedad. “Para el niño la consulta pediátrica es un estrés. Tengo tabulado que hasta los dos años, en un 90%, el niño es un paciente irritable. Por tal motivo ve al pediatra como un villano. Luego esa visión cambia. Es innecesario que deba pasar por ese estrés sin necesidad real de consultar”.

Otro aspecto que apunta el neuropediatra está ligado a los tiempos modernos. Los padres que acuden a la web pensando erróneamente que ahí tendrán el diagnóstico de sus hijos. “Es un problema con el que tenemos que lidiar actualmente y es una consecuencia del avance de la tecnología”.

SALIDA. La educación es la clave para lidiar con estas situaciones. “No solamente el niño debe ser educado, también los padres. Es un proceso que llevamos adelante y lo vamos orientando, sobre todo a los primerizos”. Dentro de este proceso, se le hace entender a los progenitores que es el consultorio y no internet donde pueden saber qué exactamente tiene su hijo.

Dejá tu comentario