Economía

Alertan que Brasil se ratificará en contra de importación de usados

 

La posición paraguaya de excluir la reducción gradual de importación de vehículos usados en la negociación del acuerdo automotor con el Brasil es observada por el sector de industrias de autopartes como el punto de mayor fricción. Alertan que los brasileños no estarían cediendo en su exigencia para que Paraguay deje esta práctica.

Este fue el escenario y posible desenlace de las negociaciones que pronosticó Sebastián Acha, asesor de industrias maquiladoras de autopartes, luego de conocerse la posición que defenderá el Gobierno en las negociaciones del acuerdo automotor, tanto con Brasil como la Argentina.

El ministro de Hacienda, Benigno López, adelantó que en los próximos días presentarán la posición oficial de Paraguay al Brasil para las negociaciones.

De acuerdo con los documentos de propuestas, el Gobierno defenderá la exclusión de reducir gradualmente la importación de vehículos usados, como lo exigen Brasil y Argentina. Dice en una de las partes que rige una ley que limita a diez años de antigüedad las unidades a ser importadas. Sin embargo, a través de un amparo constitucional, los importadores lograron dejar sin efecto y hoy día el 90% de más de los 70 mil vehículos que traen por año es de hasta 15 o más años de fabricación.

Acha dijo que, en general, la posición sobre aranceles y medidas que se defenderá para las industrias maquiladoras de autopartes y zonas francas está acorde a la situación del sector.

Apuntó que Brasil quiere que levantemos a 35 el porcentaje del arancel para importaciones extra zona, hecho que colisiona con la Unión Europea. “No puede ir más del 23%. Pasa que las zonas francas de Brasil, como Manaus, son muy poderosas y fuertes para exigir”, enfatizó.

PREOCUPANTE. Acha afirmó que sí les llamó lógicamente la atención y consideran preocupante la postura respecto a la importación de vehículos usados, a partir de las consecuencias que podría tener.

“Vemos esto con preocupación porque creemos que ese es un tema que puede costarnos la ida de las industrias de autopartes. Brasil no se va a apear de ese tema. Son ochenta mil vehículos usados que llegan anualmente con un arancel poco controlado y confiable”, recalcó.

Subrayó que este rubro tiene a una sola empresa que trajo por valor de 24 millones de dólares vehículos y no encuentran nada sobre lo que aportó al Fisco. “Por ejemplo, esa empresa Casas Truck no está entre los 500 aportantes al Fisco. En este sector hay una feroz evasión”, sentenció.

Acha dijo que debe haber una explicación sobre el porqué los diez principales importadores de vehículos usados no están entre los principales aportantes al Fisco.

Agregó que el referido sector de importadores no llega a tener 300 trabajadores formalizados y con IPS. “Observando la realidad, una sola maquiladora tiene dos mil empleados con IPS”, enfatizó.

Recalcó que se puede crear una fricción porque cree que Brasil no va a aceptar la posición paraguaya. Indicó que si esto se mantiene, el vecino en cuestión va a aplicar arancel a las autopartes y cada país va a torcer lo que puede dentro de sus normas internas en esta materia.

“Ahora, el Gobierno va a tener que decidir en mantener 12 mil puestos de trabajo con IPS de las industrias o 300 puestos de importadores de vehículos usados”, alertó.

Insistió en que resulta inadmisible el argumento popular de que los vehículos usados son para la gente pobre. Acotó que, de acuerdo con los informes que manejan, el costo de las unidades usadas importadas solo serían de 1.200 dólares. Finalmente, Acha reiteró que “la pulseada del acuerdo automotor va a ser este tema y si le pagamos con la misma moneda los que importan autos nuevos de Brasil, van a tener que pagar más arancel”.

Dejá tu comentario