País

Alcohol y juegos de azar, la otra cara de fiesta mariana

 

Cuando entra el sol, las luces artificiales amarillas se encienden y la fiesta mariana adquiere un rostro distinto, no tan religioso, sino lleno de juegos de azar, tragamonedas, apuestas y hasta mucha cerveza con música a alto volumen.

De camino al Tupãsy Ycuá están las calesitas, las apuestas, el juego de la argolla y otros. Los tragamonedas se exponen a lo largo del camino y los principales usuarios son los niños y adolescentes indígenas, que revolotean alrededor y gastan lo poco que juntaron en el día.

En otro espacio, tres hombres beben cerveza en la vía pública y escuchan música a todo volumen, de fondo la música mariana suena despacio desde la Basílica.

Dejá tu comentario