Economía

Aguateras piden cambiar ley que impide mejorar servicio

La Cámara Paraguaya del Agua (Capa) pide remover las trabas a inversiones para el mejoramiento y la ampliación de la cobertura del sistema de agua potable.

La Ley 1614 del año 2000 establece la confiscación de todos los bienes de las aguateras privadas luego de 10 años de servicio y no permite que sus activos sean entregados en garantía a los bancos para obtener créditos, explicó Pablo Candia, presidente de la Cámara Paraguaya del Agua (Capa) que nuclea a las aguateras privadas.

En ese sentido aseguró que existe una “inseguridad jurídica” que no les permite seguir invirtiendo.

“Existe un temor por parte de nosotros, de los prestadores de servicio de agua, por el hecho de que queremos seguir invirtiendo, queremos seguir mejorando, pero esa inseguridad jurídica no nos deja trabajar tranquilos; es lo que estamos viendo para modificar actualmente”, dijo Candia a ÚH.

Comentó que históricamente se presentaron varias propuestas de modificación de la ley en cuestión, pero que nunca se tuvieron en cuenta. “(…) nosotros ya veníamos avisando del temor que iban a sentir los prestadores privados para poder invertir, para justamente mejorar o ampliar el servicio”, expresó.

En realidad, las aguateras privadas deberían estar extintas si se cumple a rajatabla lo que estipula la ley.

“No estamos pidiendo nada fuera de lo común porque todas las inversiones que realizamos nosotros, prestadores privados, aguaterías privadas, es con capital privado. No hay ninguna inversión por parte del Gobierno en nuestros sistemas de agua potable”, manifestó el titular de la Capa.

Nota relacionada: En Central detectan 210 aguateras que distribuyen agua sin potabilizar

Essap no abastece. En otro momento aseveró que hoy día el Estado no se encuentra en condiciones de abarcar completamente el servicio de agua potable. Solo en Central, según precisó, hay alrededor de 240 aguateras privadas que abastecen a unas 600.000 personas.

Hacia finales de enero y primeros días de febrero, la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) se vio abarrotada de quejas de usuarios por falta de agua, una situación casi cotidiana en distintos puntos del país.

“No necesariamente estamos diciendo que la falta de agua de hoy en día es a causa de la no inversión, básicamente, es por otros problemas, como por ejemplo la falta de energía eléctrica que estamos teniendo, porque agua hay, pero el tema está en que tenemos que cortar el servicio a causa de la falta de energía”, acotó.

Finalmente, insistió en que urge la modificación de la Ley 1614 de manera que puedan seguir invirtiendo en el mejoramiento del servicio de provisión de agua potable.

“Nosotros queremos seguir invirtiendo en el mejoramiento y la ampliación de la cobertura del sistema de agua potable, como también adecuarnos a lo que dice el marco regulatorio para lo cual solicitamos al Gobierno la urgente modificación de la Ley 1614, pedimos que se elimine la confiscación a título gratuito de los bienes de las aguateras y se elimine la inembargabilidad de sus activos de forma a poder usarlos como garantía de préstamos, como lo hace cualquier empresario de otro sector. Somos posiblemente los únicos empresarios del mundo que no pueden usar sus activos para respaldar una asistencia financiera”, recalcó Candia, quien recientemente fue elegido como titular de la Capa.

Dejá tu comentario