Nacionales

Agredida en bautismo de la UNA reprocha a estudiantes imputados

La estudiante agredida durante el bautismo de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNA calificó lo sucedido como una "situación frustrante" y duda de cómo podrían tratar sus agresores a los animales cuando egresen. El Consejo Superior Universitario analiza qué medidas tomar contra los responsables.

El bautismo organizado por los estudiantes del segundo año de Veterinaria de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), sede Caazapá, dejó a Daisy Paola Cantero Guillén (20) con traumatismo cerrado de abdomen. Aún dolida por lo que le tocó pasar, reprochó la actitud de los futuros profesionales.

“Ningún estudiante merece ser tratado de esta forma, y que te hagan esto es muy frustrante”, manifestó este lunes en contacto con Monumental 1080 AM.

Ella no es la única víctima, su compañero Félix Yúnior López Jacquet (18) resultó con traumatismo de cráneo encefálico.

Aunque a la joven le costó hablar de lo ocurrido, siguió contando los pormenores de aquel día. Ella esperaba una linda fiesta de bienvenida por haber pasado los exámenes de admisión, pero fue todo lo contrario, ya que los “bautizados” fueron sometidos a agresiones y humillaciones.

Puede leer: Imputan a 4 estudiantes por lesión grave tras bautismo

"Esperábamos una gran fiesta, pero recibimos maltratos. Me dejaron casi calva, pedí para tomar agua y me dieron algo que me hizo convulsionar", agregó.

Para la joven, este hecho deja mucho que desear y cuestionó fuertemente a los futuros veterinarios. “No entiendo cómo pudieron actuar así, son universitarios de Veterinaria. Si no tuvieron compasión por los humanos, imagínense cómo tratarían a los animales", se preguntó.

Daisy es oriunda del Departamento de Cordillera, pero luego de ingresar optó por mudarse cerca de la facultad en Caazapá. "Si algo que no voy a hacer es renunciar a mis sueños, porque amo la carrera", aseguró.

Puede leer: Caazapá: Dos jóvenes lesionados en "bautismo de bichos" de Veterinaria

Afortunadamente, ella y el otro estudiante fueron asistidos en el Hospital Regional de Caazapá, donde quedaron internados en estado de observación y, el jueves, dados de alta.

Imputados por lesión grave

El Ministerio Público imputó a Karla Analisse Villalba Romero, Ángel Dionicio Peralta, María Alejandra Arzamendia López y Johana Ailen Almirón Duarte, por los hechos punibles de lesión grave y coacción grave.

En este grupo se encuentra la persona que Daisy reconoció y denunció, pero evitó dar el nombre.

Según los datos recabados por la Fiscalía, el pasado miércoles, el grupo habría ingresado hasta el aula de los alumnos del primer curso, los ató a una cuerda y los alzó a un camión de ganado. Todos fueron trasladados hasta la compañía Solalinde, en un predio privado, donde se estaba preparando el bautismo.

En el lugar, los hicieron pasar por fosas llenas de aceite negro, bosta de animales y otros desperdicios. También fueron obligados a ingerir bebidas con extrañas mezclas, con un embudo, mientras que también recibían puñetazos en el cuerpo.

El fiscal Marcelo Ramírez, quien lleva la causa, dijo que los imputados se podrían exponer a una pena de hasta ocho años de cárcel. “Podría haber un concurso de hechos y ya queda a cargo del Juzgado Penal de Garantías otorgar las medidas solicitadas”, acotó a la misma emisora radial.

No descartan que, con forme avance la investigación, aparezcan más responsables, ya que todavía falta mucho por indagar.

Incluso, se habla de que algunos estudiantes habrían firmado un consentimiento previo para participar del bautismo. ¿Alguien firmaría un documento a sabiendas que participaría de un hecho donde será sometido a vejámenes?, cuestionó.

Mientras el Ministerio Público sigue con las pesquisas, Pastor Brizuela, director de la Facultad de Veterinaria, dijo que ya elevó un informe al Consejo Superior Universitario de Asunción, para analizar las medidas que se tomarán contra los principales responsables.

"Nos sorprendió a todos. Yo recién me enteré esa noche (miércoles), cuando comenzaron a circular los vídeos. No teníamos conocimiento de este bautismo", aseguró. Las autoridades de la universidad siguen analizando la situación, para determinar qué medidas tomar contra los alumnos, independientemente de la investigación fiscal.

"La matriz de esto es el modismo. (Durante el bautismo) Hay desenfrenos por la euforia y el consumo de alcohol", subrayó Brizuela. Hasta la Facultad de Veterinaria acuden alrededor de 330 estudiantes, que provienen de distintos puntos del país.

Dejá tu comentario