Edición Impresa

Adecuación de EBY reabre puertas para vender energía a otros países

Desde diciembre, ANDE podrá retirar toda su energía de Yacyretá y además encara la interconexión del sistema. Con esto, la posibilidad de lograr un mejor precio por su excedente se tornaría viable.

A diferencia de Itaipú, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) presenta un tratado un poco más flexible para la comercialización del excedente energético paraguayo, pues el artículo 13 solo estipula el derecho de preferencia para Argentina, no así el derecho de adquisición (o exclusividad), como fija el Tratado de la represa compartida con Brasil. Es decir, si la ANDE consigue un mejor precio por la energía que no utiliza de Yacyretá, de parte de otros países interesados, tiene la soberana decisión de aceptar la venta y ya no ceder su excedente a los argentinos.

No obstante, más que técnico, el escollo es político. Durante el gobierno de Fernando Lugo, la empresa pública y el Viceministerio de Minas y Energía (VMME), a cargo de Mercedes Canese, insistieron durante mucho tiempo para vender la energía de Acaray al Uruguay. Pese a que se trataba de electricidad generada en una central 100% nacional, la iniciativa no pudo ser concretada por la negativa argentina para utilizar sus redes de transmisión.

En aquella oportunidad, Paraguay planteaba recibir un precio de entre 80 y 120 dólares por megavatio hora (MWh), lo que representaría un ingreso anual de USD 40 millones. Argentina puso como condición un elevado pago por el transporte (peaje), luego argumentó problemas técnicos y finalmente mostró su interés en quedarse también con la producción de Acaray.

En aquella oportunidad, Canese dijo que la oferta argentina era tentadora, pero iba a resultar más conveniente diversificar los clientes. Otro país que mostró interés en la energía paraguaya fue Chile, pero –al igual que para llegar al Uruguay– la ANDE debía pasar por territorio argentino. En octubre del año pasado, y tras 14 meses, la compañía paraguaya volvió a vender electricidad de Acaray a la firma argentina Emsa, de la provincia de Misiones.

PRESENTE DIFERENTE. La construcción de la línea de 500 kilovoltios de Yacyretá (kV) y la adecuación de las barras de la central, permitirán que Paraguay ya retire el 100% de la energía que le corresponde en la mencionada hidroeléctrica, aunque hoy el consumo del sistema paraguayo no necesita usar toda la generación de sus binacionales.

Sin embargo, un estudio del Instituto de Profesionales Paraguayos del Sector Eléctrico (Ippse) aseguró que los excedentes de las represas solo estarán disponibles por diez años más y luego la demanda local obligará a contratar toda la producción; por ende, aconsejó a elaborar estrategias para aprovechar los recursos.Las últimas administraciones de la ANDE vienen analizando qué hacer con los excedentes.

Eby.jpg

Durante la gestión de Pedro Ferreira, la estatal convocó a empresas interesadas en contratar grandes bloques de potencia, tanto para usar la energía en el país como para una eventual exportación. Luis Villordo, actual presidente de la ANDE, explicó que la obra de interconexión del sistema eléctrico, para la operación sincronizada de Itaipú y Yacyretá con Brasil y Argentina, dará mayor seguridad, continuidad, disponibilidad, confiabilidad y calidad en el suministro de energía eléctrica para los hogares paraguayos.

Pero también podrá representar ventajas para una eventual comercialización, ya que nada impide pasar a esta etapa más adelante, recalcó.Sobre la convocatoria a interesados que hizo Ferreira, Villordo mencionó que es un escenario interesante, pero que requiere mucho estudio y aclaró que se deberán hacer licitaciones.

Dejá tu comentario