Política

Ácida crítica de Franco a reforma agraria de Lugo

Federico Franco, vicepresidente en ejercicio de la Presidencia, exigió ayer al ministro de Agricultura y Ganadería, Enzo Cardozo, aunque sea una planta como señal de reforma agraria.

De esta manera, se estarán honrando los compromisos electorales de la campaña de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), cuyo principal pilar fue justamente la reforma agraria integral, según el vicemandatario.

Federico Franco emitió un discurso en la apertura del Seminario Internacional de Extensión y Educación Agraria, llevada a cabo en el Aula Magna de la Facultad de Agronomía.

ASISTENCIALISMO. El modelo asistencialista, implementado por el gobierno de Fernando Lugo, fue también un punto de críticas del presidente en ejercicio. "La reforma agraria no se limita solamente a la entrega de tierras", apuntó Franco en su alocución ante un auditorio lleno, recibiendo aplausos.

En su opinión, hasta ahora el Gobierno no tiene otro sistema de reforma agraria, más que la asistencia, que es criticado también por otros sectores, incluso del campesinado.

Según Federico, para un modelo para la reforma agraria, necesariamente se requiere un desarrollo rural sostenible con énfasis en el arraigo familiar.

En ese sentido, deberá actuar en forma "holística" el Estado paraguayo con los ministerios de Agricultura y Ganadería, de Salud Pública, Educación y el de Obras Públicas, para poder terminar con la pobreza en el Paraguay.

Agregó que la economía familiar, la renta alternativa, el cultivo, jamás pueden ser abandonados por el país y mucho menos por este Gobierno.

Franco ejerció ayer su primer día de los dos que tendrá en la Presidencia del país, ante la ausencia del jefe de Estado, Fernando Lugo, quien se encuentra en Madrid, España, participando de la VI Cumbre de Unión Europea, América Latina y el Caribe.

DESACERTADAS. Por otro lado, Franco calificó de desacertadas las declaraciones de Aníbal Carrillo Iramain, quien llamó a la sociedad civil a levantarse, si eventualmente los parlamentarios llevan al presidente Fernando Lugo a un juicio político.

"No comparto absolutamente para nada, me parece totalmente inconvenientes e inoportunas en este momento, por la situación que estamos viviendo, y ese tipo de declaración desatinada, por supuesto, nada ayuda a construir el ambiente de paz que se necesita", remarcó.

Sin embargo, Franco evitó profundizar en el tema, ya que compete a los legisladores.

Dejá tu comentario