País

Aborto clandestino: Crece impune oferta en las páginas de internet

INDISCRIMINADO. En el país, el servicio para los "procedimientos" está a disposición desde varias páginas online y foros de debate en redes sociales. LETAL. En el 2018, el aborto clandestino fue la principal causa de muerte materna, según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP). CASTIGO. El Código Penal Paraguayo estipula penas carcelarias de 15 a 30 meses. En el caso de salvar su honor, el castigo es de 6 a 12 meses. A FAVOR Y EN CONTRA. Hay organizaciones que apoyan la penalización del aborto y apuestan a la vida; otras promueven a despenalizar la práctica.

El aborto clandestino existe en el país. No solo esto, en el 2018 fue la principal causa de muertes maternas registradas en hospitales, según cifras preliminares del Ministerio de Salud Pública (MSP). El total de víctimas fue de 15, cinco más en comparación con el 2017.

Esta es una realidad que no se puede ocultar. Pese a que el Código Penal Paraguayo estipula penas carcelarias de 15 a 30 meses para la mujer y también para el equipo que concreta el aborto, las ofertas indiscriminadas están al alcance de las manos con los indisimulados anuncios en la web “para solucionar el problema”.

“¿Inesperado? ¿No sabés qué hacer? Conocemos la difícil situación por la que estás pasando. ¡Podemos ayudarte! Absoluta discreción, seguridad y privacidad. Escríbenos por WhatsApp”, reza un anuncio subido al internet.

aborto ilegal.png

Un equipo periodístico de ÚH contactó a uno de los números telefónicos y fijó una consulta. Nombre, edad y última fecha de menstruación son los principales datos que solicitan las personas antes de dar un turno. Además, en caso de ser necesario, piden el análisis de sangre o una ecografía.

“Trabajamos mediante citas programadas y confirmadas. Allí los profesionales van a indicarte lo mejor para tu caso específico”, respondieron ante las preguntas. “Otra cosa; que no consuma ni se inyecte nada hasta el día de la consulta porque no atendemos urgencias, porque el riesgo de muerte con la automedicación es muy alto. Y en caso de que haya hecho algo por ella sola debe ir directamente a un hospital”, aclara el ofertante respondiendo al mensaje vía WhatsApp.

aborto.png

PROCESO

En el día de la cita, dos mujeres bajan de un auto y acto seguido invitan a la pareja que aguarda afuera a ingresar al consultorio privado, ubicado en las inmediaciones de la Municipalidad de Asunción. Un bebedero, una mesa y un sofá estaban instalados en la sala de espera. Las mujeres van a una pieza contigua donde aparentemente preparan un video instructivo.

De repente abren la puerta y hacen algunas preguntas a la pareja que demanda información sobre el servicio. “Nosotros no hacemos acá el procedimiento. Nosotros le explicamos el procedimiento”, enfatizan. Ninguna se identifica. Una de las mujeres comenta que existen dos tipos de procedimientos, dependiendo del estado de la embarazada.

Las encargadas de la consulta evitan nombrar la palabra aborto, más bien se refieren en todo momento a “procedimiento”. En la charla, solicitan algunos datos médicos y posteriormente dan un plazo para que la mujer decida si va a acceder o no al aborto. Una vez que se opte por la intervención, la embarazada sería derivada a un centro privado junto a un médico. Solo en caso de ser necesario, dicen, quedaría internada. El procedimiento supuestamente es gratis, solo se paga por la internación. “No tengas miedo”, es el principal discurso durante la entrevista. Garantizan confidencialidad y seguridad.

“Como te darás cuenta, es superseguro. Prudencia total. Tenemos unos pasos que seguir. El primer paso es una entrevista con la paciente. Es una charla nada más. Que le llamamos orientación. Primero, unas preguntas muy personales como fecha de última menstruación o si tiene algún problema de salud. En el video se le explica cómo se le va a realizar el procedimiento. Realmente mucha gente se hace nomás así y no sabe qué le hacen”, explica una de ellas.

“No tengas miedo. Vení a la charla. Te vamos a explicar todo. También de los riesgos”, aclaran, pero antes piden una prueba que confirme la gestación y la cantidad de semanas.

“Nosotras no hacemos los procedimientos, solo orientación. Nunca cobramos. Depende también de la situación; si requiere internación, ahí sí. Si es solo el procedimiento es gratuito”, afirma una de las mujeres. Pese a la insistencia, no dan un monto. Pero el precio promedio es de 1.500.000 guaraníes. Ninguna quiso mostrar el video instructivo, debido a que la mujer que consultó no contaba con una prueba de laboratorio que confirme el estado de gravidez. Ante esta situación, pidieron una prueba y reagendar la consulta.

MÁS CASOS

Ofertas como estas, para realizar abortos, son múltiples en la web. Se ofrecen en Asunción, Ñemby, Luque, Ciudad del Este, Encarnación y otros. Según las consultas hechas a los números, es una misma red la que opera y está conformada por un mismo equipo de personas, distribuidas en varios sitios del país. En todos los casos, se agenda la consulta, que es gratis. Teniendo en cuenta las declaraciones de las dos mujeres, –al menos en este caso– siguen los pasos del Manual de práctica clínica para un aborto seguro de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En otros casos y según denuncias, los procedimientos no solo son clandestinos, sino absolutamente insalubres y riesgosos.

El Código Penal Paraguayo, en el artículo 349, castiga a la mujer que se hace un aborto con penas carcelarias de 15 a 30 meses.

En el caso de salvar su honor, el castigo va de 6 a 12 meses.

“La mujer que causare su aborto, por cualquier medio empleado por ella misma o por un tercero con su consentimiento, será castigada con penitenciaría de quince a treinta meses”, dice el artículo 349.

Ley castiga a la mujer que aborta con pena carcelaria

En caso de que el marido sea el culpable del aborto, la pena puede ser hasta de cinco años. El mismo castigo se “aplicará a los médicos cirujanos, curanderos, parteras, farmacéuticos, sus practicantes y ayudantes, los fabricantes o vendedores de productos químicos y estudiantes de medicina que a sabiendas hubiesen indicado, suministrado o empleado los medios por los cuales se hubiere causado el aborto o hubiere sobrevenido la muerte”, establece el artículo 352.

Están exentos del castigo solo en aquellos casos en que se hace el aborto para salvar la vida de la mujer.

“En caso de aborto, causado para salvar el honor de la esposa, madre, hija o hermana, las penas correspondientes serán disminuidas a la mitad”, según el artículo 353.

POSICIONAMIENTO.

La investigadora social y feminista Clyde Soto considera que penalizar no persuade, sino más bien es la causante de muertes maternas en el país. “El sistema penal es altamente ineficiente para tratar el tema del aborto. El sistema penal solamente perjudica a las mujeres más pobres, a las que no pudieron acceder a la atención a la salud y a las que tuvieron mala suerte”.

La penalización causa miedo a las mujeres que abortan y no acuden a buscar ayuda con los médicos. “Ese temor a la denuncia podría estar impidiendo que una mujer recurra al sistema de salud”.

Un grupo de feministas presentaron en la última reforma penal un proyecto que estipulaba despenalizar el aborto en los tres primeros meses y establecer excepciones en casos de víctimas de violación, inviabilidad fetal. El plan no fue contemplado.

Por su parte, Eduardo Morales, provida y del Frente Nacional en Defensa de los Derechos Humanos, dice un rotundo no al aborto y está a favor del castigo a los que operan desde clínicas clandestinas.

“Debería ir todo el peso de la ley a las personas que lo practican. Entendemos que la mujer embarazada llega a ser una víctima más. El peso de la ley debería caer en el personal de salud y en las personas empíricas que lo hacen”, señaló.

Solo en un caso se permite el aborto. El Código Penal establece que “el aborto terapéutico solo podrá ser realizado en caso debidamente justificado en que el embarazo en su evolución, el trabajo de parto o el puerperio pueden agravar considerablemente la enfermedad de la mujer embarazada o amenazar su vida”.

19.983 abortos anuales por método residual (factores socioeconómicos, biológicos o culturales), calcula el MSP.,

32.200 abortos anuales (por el método de la incidencia de complicaciones de aborto), estima la cartera sanitaria.

Fiscalía tiene en la mira 45 casos de interrupción en 2018

El Ministerio Público investiga 45 casos por aborto, correspondientes al año 2018, teniendo en cuenta que la ley castiga con penas carcelarias a las que optan por esta intervención. En el 2017, la cifra era mayor, se investigaron 56 casos. El Ministerio de Justicia registra 3 personas privadas de libertad por practicar el aborto, de las cuales 2 fueron condenadas a 6 años de prisión. Un total de 32.237 abortos inducidos se atendieron en hospitales en el 2012, según la investigación del Centro Paraguayo de Estudios de Población (Cepep). La Fiscalía interviene las clínicas clandestinas cuando se denuncian por aborto, registradas en hospitales. En febrero de este año, la Fiscalía intervino una vivienda particular en el Bañado Sur donde se practicaba esta interrupción de manera empírica. En esta oportunidad, la investigación realizada por el diario ÚH revela un esquema en red que opera a través de internet, ofreciendo abortos con seguridad que se concretan en clínicas privadas.

Opiniones

“Tuvimos 15 casos de muerte en el 2018”

“Finalmente la paciente muere por un proceso de hemorragia o sepsis, pero la causa principal que le llevó a eso fue el aborto. Tuvimos 15 casos de muertes en el 2018, que investigando encontramos que fueron por aborto. La carta de presentación de un país al extranjero es la cantidad de muertes maternas y neonatales. Dice mucho de un país porque la gran mayoría son evitables. Es un indicador de desarrollo del país. El sistema refleja su acción a través de estos indicadores. En el 2018 el aborto fue la primera causa de muerte materna, seguida por eclampsia (convulsiones) y hemorragia. Las muertes por aborto nos dan la pauta de necesidad insatisfecha que tienen las mujeres en cuanto a planificación familiar. Se sigue teniendo embarazos a pesar de que desde el Ministerio de Salud tenemos una canasta básica de métodos anticonceptivos gratis”. Patricia Veiluva, doctora.

“La ley solo sirve para generar muertas”

“El aborto es un problema de salud pública. Lo que está sucediendo en el Paraguay es que a pesar de la penalización del aborto (penas carcelarias), bastante estricta, las mujeres recurren al aborto. O sea, por ejemplo, los últimos datos de egresos hospitalarios, según datos, 8.700 mujeres egresaron en el 2017 por aborto. ¿Imaginate que el sistema penal debe perseguir a 8.000 mujeres anualmente por haberse hecho abortos? La ley penal es tan ineficaz y solamente sirve para generar ‘muertas’. Entonces, es una ley que tenemos que revisar porque es injusta. Está orientada a disuadir a la mujer, más que impedir. No tiene efecto disuasorio, por eso las mujeres siguen abortando”. Clyde Soto, sicóloga.

“Atenta contra el derecho a la vida”

“Defendemos la vida desde la concepción, estamos en contra del aborto directo e intencionado. Estamos en contra de la despenalización del aborto por considerarlo un crimen, por atentar contra el primer derecho fundamental que es el derecho a la vida. Entendemos que los problemas que llevan a decidir a la mujer abortar deberían ser abordados integralmente. Un crimen no llegaría a solucionar. Paraguay ha logrado reducir las muertes maternas sin la despenalización del aborto. En casos extremos, en caso de violación no estamos en contra que el Estado haga una asistencia. Y también estamos muy interesados en que se flexibilice y agilice el proceso del trámite para las adopciones”. Eduardo Morales, provida.

Dejá tu comentario