Política

Abdo mantiene en el cargo a figuras que empobrecen su administración

A un año de gobierno, en el entorno presidencial existen personas que continúan en cargos importantes pese a los cuestionamientos. Analista afirma que muchos no tienen nada que mostrar.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, sigue manteniendo en el cargo a ministros y colaboradores muy cuestionados por la ciudadanía. Pese a ello, el jefe de Estado aún no dio un golpe de timón y en el Ejecutivo todavía no se vislumbran cambios radicales, pese al tiempo transcurrido. Según el analista político Marcos Pérez Talia, “algunos ministros no tienen absolutamente nada para mostrar” en un año de gobierno.

“Creo que el presidente se debería estar replanteando la permanencia de algunos integrantes de su Gabinete. En estos días vimos una fuerte tensión entre miembros de Añetete, como el ex presidente del Congreso (Silvio Ovelar) y el ministro de Educación (Eduardo Petta), y toda esta lógica viene, por un lado, de la crisis de Itaipú y un Gabinete que no tiene nada que mostrar; además el acuerdo con los cartistas no sabemos de qué se trata”, indicó.

PRIMERA LÍNEA. Existen algunas figuras de primera línea que persisten en el Gobierno por el directo apoyo demostrado al titular del Ejecutivo durante su campaña presidencial. Tal es el caso de los ministros de Educación y de Trabajo, Eduardo Petta y Carla Bacigalupo, respectivamente, y su jefe de Gabinete, Julio Ullón, además del propio vicepresidente de la República, Hugo Velázquez. Ambos titulares de carteras de Estado forman parte de los más criticados en este Gobierno.

Bacigalupo fue muy cuestionada por abogados laboralistas por arrear a funcionarios para una manifestación a favor de Abdo durante la crisis que soportó el Gobierno recientemente ante las amenazas de juicio político.

En tanto, Petta mantiene constantes enfrentamientos con gente del entorno presidencial y también fue muy criticado por no prever que muchas escuelas se queden sin profesores reemplazantes de los jubilados.

En este apartado, también se encuentra una persona muy cercana al mandatario, a quien el presidente nombró como su jefe de Gabinete.

Ullón es de raíces coloradas. Como jefe de Gabinete es encargado de la mesa energética y se le vinculó con las negociaciones cuestionadas en torno al acta bilateral con Brasil. No ayudó a capear la crisis política de su jefe y su nivel está muy por debajo de otros jefes de Gabinete de la democracia. Su perfil es extremadamente bajo.

“Después de esta crisis y de este acuerdo con el cartismo, donde no se sabe bien qué incluyó ese acuerdo, ningún miembro del Gabinete tiene segura su continuidad, y ahí empieza la lucha canibalesca para desplazar a un cacique y ocupar su feudo, que eventualmente podría seguir dejando esta crisis que se originó en julio. Por un lado, está la crisis de Itaipú, pero, por otro lado, está un Gabinete que no tiene gran cosa que mostrar, y podría hacer unos cambios sin perjuicio del acuerdo al que arribó Marito con los cartistas. Esto lleva a un enfrentamiento entre los propios miembros de Añetete”, expresó Pérez Talia.

segunda línea. En segunda línea se ubican leales al mandatario que estuvieron apoyando desde un principio su campaña electoral. Como retribuyendo favores, el mandatario ubicó a Ángel Aquino y a Crescencio Molinas como consejeros de Itaipú. Este último fue abogado de Ulises Quintana, procesado por narcotráfico. Fue candidato a diputado en las últimas elecciones.

En tanto, Aquino es proveedor del Estado en nombre del Grupo Interamericano de Salud. Los consejeros son cuestionados por no haber intervenido para evitar que el Paraguay firme el acuerdo. Para los técnicos, ese acuerdo era perjudicial para el país. Los mismos perciben un salario mensual de G. 82.549.205.

Daniel Centurión, asesor político del mandatario, fue concejal por Asunción y toda su trayectoria estuvo ligado a la militancia barrial, donde comenzó a tener cierta dimensión. Otro que integra esta línea es el ministro del MAG, Denis Lichi, también sumamente cuestionado por su floja gestión, agravada por el conflicto con tomateros.

Embed

Dejá tu comentario