Política

Abdo culpa de la crisis en CDE a la relajación y llama a diálogo nacional

El presidente dijo que le preocupa la crisis económica en la capital del Alto Paraná, pero afirmó que no es culpa del Gobierno el estallido social. Hizo un llamado a buscar la reconciliación.

El presidente Mario Abdo Benítez habló ayer sobre el estallido social y la crítica situación económica que golpea a Ciudad del Este. Afirmó que no fue culpa del Gobierno que sea la zona más crítica del país, sino por la relajación de la gente que permitió el aumento del número de contagios del coronavirus.

El mandatario habló del tema en medio de una cargada agenda en el Departamento de Itapúa. “La gente le quiere culpar al Gobierno y no es el Gobierno el que toma la decisión sin un análisis previo. Esto es porque se relajó la ciudadanía ahí y hubo una propagación importante del virus”, expresó el mandatario.

Mencionó que de 300 casos positivos en las últimas horas, más de 120 corresponden a Ciudad del Este y otras localidades del Alto Paraná. Sostuvo que para activar la economía hay que avanzar y mantener el compromiso respetando los protocolos sanitarios.

Interpeló a los formadores de opinión señalando que todos los que enfatizaron la economía tuvieron resultados críticos en su sistema de salud.

“A un presidente no le gusta volver la fase atrás. Ustedes creen que a mí me gusta si al fin y al cabo soy la punta de la pirámide. Todos los problemas llegan al presidente. Pero tenemos que tomar decisiones, pero no es causa nuestra, sino de una propagación del virus por relajarnos en las medidas sanitarias”, significó.

Agregó que Ciudad del Este está complicado con base en los datos estadísticos.

El gobernante agradeció al Congreso por aprobar el programa Pyvyto 2.0, y afirmó que le preocupa muchísimo lo que ocurre con el comercio en la frontera.

UNIDAD COLORADA. Una vez más, el jefe de Estado justificó su acercamiento con Horacio Cartes, pese a que fue su principal adversario en las internas partidarias.

Durante la gira por el sur, el mandatario visitó a un excombatiente de la Guerra del Chaco, cuya figura aprovechó para apelar a un discurso patriótico e instar a la sociedad y a la clase política a buscar la unidad y dejar de lado las diferencias internas.

“Llamo a un gran diálogo nacional inspirado en los excombatientes de la Guerra del Chaco que nos dieron una gran lección de patriotismo”, enfatizó.

Dijo que no comprende por qué se sataniza cuando hay diálogo y se encamina la unidad dentro del Partido Colorado. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la oposición que permanentemente habla de construir una candidatura única.

Agregó que como mandatario su obligación no es mantener sus peleas personales con nadie, sino que tiene la obligación de ser presidente de la República.

Aprovechó para hacer una rendición de cuentas y dijo que en dos años enfrentó varios desafíos como la crisis regional, incendio, sequía y ahora la pandemia. Indicó que las críticas son saludables, pero que si se daba una propagación del virus a la velocidad de otros países no iba a aguantar el sistema de salud. “No es viento en contra lo que nos tocó. Es tormenta lo que nos tocó en estos dos primeros años. Eso te fortalece los músculos”, señaló al empezar a hacer un recuento de los primeros meses de gestión y ante las fuertes críticas que recibe de la ciudadanía.


La gente le quiere culpar al Gobierno y no es el Gobierno el que toma la decisión sin un análisis previo. Es porque se relajó la ciudadanía.

Llamo a un gran diálogo nacional inspirado en los excombatientes de Guerra del Chaco que nos dieron una gran lección.
Mario Abdo Benítez,
presidente de la República.

Dejá tu comentario