03 mar. 2024

Abandono de proyecto contradice la política estatal contra pobreza

El programa Cepra de viviendas rurales ilusionó con 149 soluciones habitacionales pese a que ni siquiera sanitario incorporaban los diseños.

Ingenio.  El ingenio de los pobladores los llevó a usar de pared las puertas que se les dio.

Ingenio. El ingenio de los pobladores los llevó a usar de pared las puertas que se les dio.

Pasaron 3 años y el hecho no se aclara, más que las consecuencias de 882 obras no viables, no hay otra respuesta.

La asesoría jurídica de Senavitat y los voceros no aclaran sobre las condiciones actuales del contrato, las pólizas recuperables. Tampoco hay una información respecto a las multas que, según el contrato, “serán 1% del suministro efectivamente no proveído por cada semana de atraso o fracción mayor a tres días y la multa irá hasta cubrir la garantía del fiel cumplimiento del contrato”.

Lo que sí se confirma es el estado de abandono y las condiciones infrahumanas en que viven las familias de la zona, nada consecuente con la política de lucha contra la pobreza pregonada por el Gobierno de Horacio Cartes.

Testimonios. El testimonio de Delfín Ruiz Díaz, presidente del asentamiento San Francisco, reveló el desconsuelo de las 57 familias que forman parte de las 150 afincadas en la zona de Muyapey, que habían sido seleccionadas por el programa Cepra.

“Nos entregaron 50 bolsas de cemento, 350 varillas, 70 puertas, algo de arena y 3 toneladas de triturada. Dieron 500 ladrillos por familia”, relató el mismo. Mientras tanto, en el contrato quedó dormido el pago por materiales de construcción de 1.767 bolsas de cemento, 210 toneladas de piedra triturada, 456 m³ de arena lavada, 62.700 unidades de ladrillos huecos, 1.140 bolsas de cal triturada, 171.000 unidades de ladrillos comunes, 57.000 tejas, 19.950 tejuelones que nunca fueron entregados en su totalidad a los beneficiados por el programa Cepra. Todo esto sin incluir la provisión de maderas, insumos de ferretería, electricidad, plomería y otros estipulados en el contrato firmado en diciembre de 2011 y pagado en su totalidad un año después.

Madres solteras, familias sin trabajo estable ni sueldo fijo, niños en condiciones especiales, aguardan la reacción del actual Gobierno, “que hasta ahora no hizo ni una sola casa nueva”, según manifestó el presidente de la Federación Nacional de Familias de Extrema Pobreza (Fenafepo), Martín Brandell.

“Por qué esta administración del ministro Knapps no impulsó una auditoría, ni denuncia a los responsables del trauma de estas familias”, cuestionó el dirigente al calificar la nula política habitacional para resolver los problemas heredados. Desde la entidad prometieron inaugurar 14.700 viviendas este año.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.