Nacionales

A días de casarse encontró a su madre biológica tras 27 años

Laureano Galeano buscó a su madre biológica a través de las redes sociales para que sea su madrina de bodas. Estuvieron separados durante 27 años. Finalmente, la encontró, y ese momento estuvo cargado de amor y emoción.

Laureano Galeano tiene 33 años y este domingo contraerá matrimonio con su amada. En pocas semanas más, será padre por primera vez.

Estos nuevos procesos de su vida lo llevaron a buscar a su madre biológica, de quien estuvo separado durante 27 años.

La búsqueda la inició a través de las redes sociales, el pasado 8 de marzo. El lunes último, el gran encuentro se dio. Madre e hijo pudieron abrazarse y llorar después de casi tres décadas.

Laureano es abogado, docente, comunicador, publicista y politólogo. Su madre biológica es Zulma López, a quien logró ubicar, junto con otros hermanos menores, en su humilde casa en la ciudad de Ypané.

Zulma, embarazada de Laureano y con su hijo mayor -de entonces 1 año- en brazos, fue echada, por el padre biológico de los chicos, de la casa que compartían en la ciudad de Coronel Oviedo.

La mujer fue auxiliada por una chipera, quien la llevó hasta su casa. De allí una mujer de nombre Suzana Galeano, la busco para cobijarla, le dio un techo y comida tanto a ella como a sus hijos.

Embed

El hombre de 33 años fue criado por Suzana, y fue justamente esta mujer quien lo alentó a que busque a su madre biológica y le pida que sea la madrina de su boda, que se celebrará este domingo.

"El mejor regalo de bodas"

Madre e hijo se encontraron y no dudaron en fundirse en un abrazo lleno de emociones, pero lejos del rencor y los reclamos.

Galeano contó a Telefuturo que para él ya es un regalo de la vida tener la posibilidad de volver a ver a su madre y que ella pueda estar presente en la vida de su futuro nieto.

“El mejor regalo de bodas que yo tengo es su presencia, y estoy encantadísimo de conocerle a mis hermanos”, comentó el futuro padre.

Recordó que toda su vida se sintió solo y con un vacío importante, que hoy se llena al estar de nuevo con su progenitora.

Zulma, por su parte, manifestó que siempre tuvo ganas de ir a buscarlo, pero nunca tuvo la posibilidad, ya que tenía otros cuatro hijos pequeños a quienes sigue criando sola.

Su hijo le pidió que deje de lado la culpa o el remordimiento, ya que estos son momentos para disfrutar en familia y tratar de recuperar el tiempo perdido.

Dejá tu comentario