Correo Semanal

A 75 años: Lo que reveló la bomba atómica

 Este año se cumplen 75 años del final de la Segunda Guerra Mundial. Un conflicto que terminó con el uso de las armas hasta ese entonces más destructivas jamás inventadas: Las bombas atómicas, lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

María Gloria Báez

El filósofo escocés David Hume escribió que la razón principal para estudiar historia es descubrir “los principios constantes y universales de la naturaleza humana”. Y aprender esas lecciones, como en ninguna otra área de la vida humana, es más importante que cuando se trata de la guerra.

Al estudiar las guerras podemos comprender y aprender lecciones sobre nosotros mismos, sobre cómo las iniciamos, porqué se mantienen e inclusive qué hacemos para justificar niveles extraordinarios de crueldad y destrucción.

William Isdale, catedrático universitario, cita dos ejemplos a modo de lección, que describen a la naturaleza humana, que nos revela en parte la guerra contra Japón y particularmente, del bombardeo nuclear de Hiroshima y Nagasaki.

La primera lección es que los seres humanos son criaturas tribales. El primatólogo Frans de Waal cuenta una historia que escuchó de un etólogo, quien estudiaba a una tribu en las tierras altas de Nueva Guinea. Un día, los investigadores ofrecieron un vuelo en avión a dos de los miembros de la tribu, quienes estaban de acuerdo. Pero antes de abordar, hicieron una solicitud inusual: ¿Podrían traer dos piedras grandes a bordo? Los investigadores preguntaron porqué. Los miembros de la tribu explicaron que deseaban dejarlos caer en una aldea enemiga. Ya posteriormente, el etólogo comentaba: “Hemos estado presentes para la invención del bombardeo por el hombre neolítico”.

Cuando los aviadores estadounidenses volaron esas fatídicas misiones sobre Hiroshima y Nagasaki, la tecnología era, por supuesto, muy diferente; no obstante, la sicología humana no ha cambiado tanto. Los mismos tipos de sentimientos que motivaron a nuestros antepasados a infligir violencia, seguían. Einstein ya lo había dicho: “Las armas nucleares han cambiado todo, excepto nuestros modos de pensamiento”.

La dimensión tribal de la guerra con Japón se puede ver en la forma en que no se distinguió entre la población civil y militar. También, hubo una demonización de razas, así como de naciones enteras. Del lado japonés, algunas personas creían en su superioridad racial como por ser descendientes del Dios Sol. Tal punto de vista hizo más fácil justificar la crueldad contra los prisioneros de guerra aliados. Por el lado aliado, algunos se referían respecto a los japoneses como si fueran infrahumanos. El general australiano, Sir Thomas Blamey, por ejemplo, dijo que los japoneses eran un “cruce entre un ser humano y el mono”.

¿Qué tiene todo esto que ver con Hiroshima y Nagasaki? Ese odio tribal hacia un enemigo, conduce a un ataque indiscriminado, hasta de tipo criminal.

DIMENSIÓN TRIBAL

A principios de 1945 era obvio que Japón sería derrotado. La nación yacía en ruinas. Actualmente, los historiadores están de acuerdo en gran medida, en que Estados Unidos no necesitó haber lanzado bombas para evitar una invasión de Japón y poner fin a la Segunda Guerra Mundial. El presidente Harry Truman y sus asesores estaban al tanto de las alternativas, pero Truman decidió autorizar el uso de bombas atómicas, en parte para promover los objetivos geoestratégicos de posguerra de su gobierno.

Las cuentas “revisionistas” han afirmado que, la rendición de Japón podría haberse asegurado si los Estados Unidos hubieran garantizado la permanencia del emperador Hirohito en el trono. Aseguran que Japón se vio más obligado a rendirse por la invasión soviética de Manchuria en la misma semana de agosto de 1945, que por los bombardeos atómicos.

Si estudiar la guerra revela una dimensión tribal en nuestra naturaleza humana, entonces tenemos la obligación de tener en cuenta esa tendencia, para que podamos mínimamente analizarla a fin de evitar catástrofes humanitarias.

Sigue otro ejemplo; de cómo al no prestar atención a las lecciones de la historia, puede tornarse en un gran peligro. Alfred Nobel saltó a la fama después de inventar la dinamita. Luego, crea el premio Nobel de la Paz. Se podría pensar que los dos legados de Nobel parecen bastante incompatibles. Pero Nobel no lo creía así. En la década de 1860, Nobel dijo que su invención de la dinamita... “llevaría a la paz antes que mil convenciones mundiales, (ya que) tan pronto como los hombres descubran que ejércitos enteros pueden ser completamente destruidos en un instante, seguramente permanecerán en paz dorada”.

Lamentablemente, la paz dorada no llegó. El sicólogo de Harvard Steven Pinker ha señalado que se hicieron afirmaciones similares en nombre de submarinos, artillería y ametralladoras, entre otros. Algunos, como el politólogo Kenneth Waltz, han argumentado que las armas nucleares también hacen que el mundo sea más seguro, ya que los posibles agresores estarán aterrorizados por la eventual aniquilación nuclear.

PODER DESTRUCTIVO

El 6 de agosto de 1945, el físico estadounidense Luis Álvarez viajó en el avión de respaldo que acompañó a la misión de bombardeo nuclear en Hiroshima. Álvarez vio el destello brillante de la explosión de Hiroshima y sintió que el avión recibía dos fuertes golpes agudos causados por las ondas de choque de las bombas.

En el viaje de regreso a la base de la isla en Tinian, Álvarez escribió una carta sobre su experiencia, a su hijo de cuatro años, Walter. Manifestaba: “Lo que lamento de haber sido parte de matar y mutilar a miles de civiles japoneses esta mañana, está templado con la esperanza de que esta terrible arma que hemos creado pueda unir a los países del mundo y evitar nuevas guerras”.

Álvarez escribió, apoyado en la predicción de Nobel de que la dinamita detendría las guerras. Luego seguía: “Nuestro nuevo destructivo es miles de veces peor, lo que cumpliría el sueño de Nobel”.

De lo que Nobel y Álvarez no se percataron, es que la naturaleza humana no había ni ha cambiado. Después de la invención de la dinamita y las armas atómicas, las tecnologías han avanzado y el poder destructivo ha aumentado considerablemente. Las personas que decidirían emplear tales armas seguirían siendo tan tribales, vengativas o propensas a todo tipo de errores y horrores, como cualquiera antes que ellos. Y en un mundo con armas nucleares, un accidente podría significar una catástrofe. Ya en la década de 1960, se desarrollaron nuevas armas atómicas, las llamadas bombas de hidrógeno, con más de mil veces al poder destructivo de la bomba lanzada sobre Hiroshima.

Reconociendo que la naturaleza humana tiene un lado oscuro y destructivo, quizás la lección general que nos enseñan las historias de guerra es que, los seres humanos no siempre son racionales ni “humanos”. Las armas nucleares se representan tan inhumanas como para justificar la prohibición global de su producción, retención o uso. Por supuesto, nadie quiere renunciar a los muchos beneficios del progreso, particularmente en medicina, agricultura y comunicación. La crítica de la tecnología moderna no se trata de la regresión a una condición premoderna. La pregunta es qué hacer con los efectos contradictorios del progreso.

Estos efectos no pueden entenderse en la vieja visión optimista de la tecnología como una fuerza benigna para el bien. La definición misma de tecnología parece ser violada por su evolución. Parece que hemos llegado al límite de la forma técnica de estar en el mundo. No hay escapatoria de la reacción cuando las tecnologías se vuelven tan poderosas que abruman a todos los que están dentro de su alcance, incluidos aquellos que las implementan. Las armas nucleares revelaron nuestra vulnerabilidad a nuestras propias tecnologías. Los problemas ambientales como la contaminación y el calentamiento global continúan enseñando la misma lección: Nuestras tecnologías se transforman y no podemos escapar de sus efectos. Hay una condición previa más básica para sobrevivir a las consecuencias no deseadas del progreso y esa es la voluntad de vivir en paz y armonía con los demás y con la naturaleza. Mientras falte esa voluntad y la voluntad de dominación violenta siga siendo la regla en los asuntos de las naciones, la supervivencia humana está en riesgo.

Dejá tu comentario