Mundo

A 53 años de la muerte de Marilyn Monroe

La herida de la muerte de Marilyn Monroe sigue latente en todo el mundo, pero en especial en Estados Unidos, al igual que el dinero que sigue rondando en el mundo del cine y el espectáculo a su nombre. Cincuenta años han pasado pero muchas cosas siguen igual.

En la memoria de sus compatriotas la diva sigue viva. Mientras tanto, el FBI pretende recuperar algunos archivos perdidos sobre ella para continuar con la investigación de su muerte, informó el portal El País de España este miércoles.

Es el tercer famoso fallecido que más dinero sigue generando en Estados Unidos, por debajo solo de Michael Jackson y Elvis Presley. En total, todo aquello que Marilyn dejó atrás, como su imagen, genera al año USD 27 millones.

La actriz tiene también una cuenta en Twitter dedicada a su memoria, en la que la siguen 54.000 personas, y una página de Facebook con más de 3,3 millones de seguidores.

Además de su destacada labor como actriz en aproximadamente 30 películas, es un ícono de la sensualidad y belleza femenina de los años 50.

Marilyn murió joven, a los 36, y es el ejemplo de muchas mujeres que hoy en día luchan por alcanzar la fama y el reconocimiento como estrellas de Hollywood.

De ella también se puede decir que fue una actriz insatisfecha por la fama, amiga de presidentes, esposa de estrellas del deporte y dramaturgos; tiene incluso su propio fichero, ya algo polvoriento, en uno de los cuartos del FBI.

Existen en Internet varias páginas que realizan un recuento de su vida y los detalles más jocosos que la llevaron a ser simple y maravillosamente ella, como cuando pidió un visado para la URSS en 1955, cuando tuvo un encuentro con miembros del Grupo Comunista Americano en México en 1962, los detalles minuciosos de sus encuentros con el presidente John F. Kennedy, como una cena en Nueva York en la que le "hizo una serie de preguntas socialmente significativas sobre la moralidad de las pruebas atómicas", entre otras.

Pero algo falta en ese minucioso legado seguramente revisado por el jefe del FBI, Edgar J. Hoover: documentos de muchos otros días de vida de Marilyn, incluidas aquellas lúgubres jornadas de agosto de 1962 previas a su muerte, desaparecidas de los legajos de anodinos informes de los agentes del FBI.

 

Dejá tu comentario