Sucesos

A 4 años condenaron a joven ebrio que mató en accidente

A pesar de tener prohibición de conducir por haber sido hallado manejando alcoholizado, un joven de 19 años salió en su vehículo, se emborrachó, chocó y mató a un hombre de 25 años, según la sentencia dictada ayer en juicio oral que lo condenó a 4 años de cárcel.

El sentenciado es Marcelo Ricardo Espinoza, de 19 años, quien fue encontrado culpable de homicidio culposo. Su defensor fue el abogado Ángel Almada Galeano.

En forma unánime, los magistrados Andrés Casati, Liza Battilana y Carlos Ortiz Barrios hallaron reprochable al acusado por el citado delito.

El fiscal Édgar Alan Schaerer requirió la pena de 4 años de encierro, mientras que los abogados querellantes Pedro Ramírez y Anildo Caballero solicitaron 5 años de prisión.

La defensa sostuvo durante el juicio oral que el mismo era inocente, basado en las causales de justificación, ya que supuestamente el joven desvió de otro vehículo y fue a chocar contra la motocicleta conducida por la víctima.

En el hecho, ocurrido en la madrugada del 3 de setiembre del 2011, a 300 metros del ramal de acceso a Filadelfia, falleció Juan Ignacio Apestegui Caballero (25), que dejó huérfano un hijo de 3 años.

Según se probó en el juicio, el 1 de setiembre del 2011, Espinoza fue notificado de la prohibición de conducir vehículos. De acuerdo con las pruebas, en la madrugada del 3 de setiembre, a las 0.15, yendo a unos 130 km/h, atropelló al motociclista. El alcotest dio 1,64 ml por gramo. En la pista quedaron unos 100 metros de rastros de neumáticos, según el fiscal. Aún así, seguirá con medidas hasta que quede firme el fallo.

"NOS QUITÓ TODO", DICE LA ESPOSA

"Marcelo Espinoza nos quitó todo, dejó a mi hijo sin padre; el papá, el amigo, el protector ya no vendrá a casa, ¿cómo explicar eso a un niño de 3 añitos?", dijo Verónica Pérez, esposa de la víctima, en un escrito.

"Pueden creer que esto solo nos afecta a nosotros, que es un caso aislado. Me temo que no. Porque este mal no parará si no se castiga severamente. Tanta benevolencia, flexibilidad y tolerancia creo lleva a muchos a creer que conducir alcoholizado es una falta sin importancia, por lo que se seguirá enlutando sin piedad a las familias", agregó.

"Ciudadanía, autoridades todas, este flagelo solo parará el día en que estos asesinos de las rutas sean severamente castigados", afirmó.

Dejá tu comentario