Arte y Espectáculos

20 años sin Josefina Plá, gran renovadora de la cultura paraguaya

Hoy se cumplen 20 años de la desaparición física de doña Josefina Plá, la española que se radicó en el Paraguay, país que amó profundamente y en donde desarrolló una prolífica labor cultural y artística.

Se cumplen hoy 20 años de la muerte de la escritora paraguayo-española Josefina Plá, con su legado vigente en la generación de escritores posteriores, a los que aportó nuevas “formas literarias”, según explicó uno de sus discípulos, el periodista Antonio Pecci.

Plá, fallecida el 11 de enero de 1999, fue maestra de Pecci y de otros grandes escritores paraguayos como Augusto Roa Bastos, y fue una “impulsora de la renovación del arte” en Paraguay, a través de un “movimiento que buscaba romper con el academicismo de la época”, en las décadas de 1940 y 1950, según aseguró Pecci a Efe.

En ese sentido, el periodista y escritor sostuvo que Plá fue además una “figura clave” para la “renovación poética” en el país suramericano, puesto que logró hacer que los poetas locales se “planteen nuevas formas” de escribir poesía y “dejaran atrás el modernismo anterior”. Comentó que la escritora, a finales de la década de 1930 y la siguiente, “traía (a Paraguay) lo último de la poesía española de la Generación del 27”, a la que perteneció el poeta y dramaturgo Federico García Lorca, con el objetivo de hacer ver que “ya se escribía de otra manera, con nuevas formas y de nuevos temas”, señaló.

El discípulo de Plá y crítico literario, Miguel Ángel Fernández, comenta que alrededor de la prolífica artista “ya era una figura madura, pero todavía en plena lucha por la reivindicación de valores culturales importantes, se movieron alrededor de ella dos o tres generaciones de jóvenes que también estaban en la búsqueda de la renovación de los valores culturales paraguayos”.

Plá fue fundadora del grupo literario “Nido de alegría”, que propició en aquellos años la renovación lírica paraguaya.

Al margen de su carrera como escritora, por la que fue postulada al Premio Cervantes en dos ocasiones, Plá también desempeñó un papel “pionero” en el estudio de la cultura del país que la acogió, cuando salió definitivamente de España, durante la Guerra Civil (1936-1939).

“Ella sola constituye una columna vertebral en la historia de la cultura paraguaya” y “le debemos una nueva visión” sobre dicha cultura y su “imaginería”, gracias a los numerosos ensayos que elaboró sobre diversos aspectos culturales de Paraguay, como su estudio de la historia del teatro en el país.

Pecci definió a Plá como una “rara avis” y una de las “intelectuales más completas” de Paraguay, porque “abarcó muchas facetas”, ya que, a parte de los ensayos, la docencia y la escritura, trabajó también la pintura y la cerámica. Esa labor multidisciplinar la posicionó como una “figura muy respetada, pese a que era mujer en un ambiente muy conservador y patriarcal”, dijo Pecci, en referencia a la sociedad paraguaya que la recibió en la década de 1930.

SANCIONES. Sin embargo, en la época de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), su “pensamiento progresista no era bien visto” por el régimen, y “tuvo sanciones” e incluso fue expulsada de sus diferentes cátedras. Además, desde el punto de vista social “era mirada con recelo” puesto que era madre soltera, y por ese motivo “sufrió desdén y rechazo”, añadió.

Pese al enorme aporte a la cultura paraguaya, su importancia no fue reconocida, tanto en España como en Paraguay, hasta la década de 1990, aunque según advierte Pecci, su legado no resulta tan accesible para las nuevas generaciones de paraguayos, por lo que debería ser “rescatado” para darlo a conocer, y su figura “se debería proteger más”.

Plá también escribió en el diario Última Hora, específicamente el suplemento Correo Semanal. La autora de El precio de los sueños, La raíz y la aurora y La mano en la tierra, entre otras tantas obras, compartió su sabiduría periódicamente en las páginas de ÚH entre los años 1984 y 1989.

Opinión
“Una personalidad extraordinaria”
“Josefina Plá fue una personalidad extraordinaria en la cultura paraguaya durante más de 70 años. Esta figura es una emblema de la cultura paraguaya no unidimensional, sino aquella que integra las vertientes del mundo hispánico y del mundo autóctono. Este es ya un rasgo particularmente importante porque no es excluyente de nuestras grandes líneas de pensamiento y de sensibilidad estética. Otras grandes figuras de la cultura paraguaya, como Hérib Campos Cervera estuvieron vinculados a la misma línea de Plá. El mismo Roa Bastos se consideraba directamente un discípulo de Plá”. Miguel Ángel Fernández, discípulo de Plá y crítico literario.

Dejá tu comentario