5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 26 de septiembre de 2016, 12:13

Yossi Ghinsberg, el israelí que renació en la selva amazónica de Bolivia

La Paz, 26 sep (EFE).- El israelí Yossi Ghinsberg aseguró que volvió a nacer en la Amazonía boliviana en 1981 tras estar perdido y sobrevivir 21 días, una hazaña que se ha llevado a la pantalla grande en un filme protagonizado por el británico Daniel Radcliffe.

Han pasado cinco años desde la última vez que Ghinsberg estuvo en Bolivia y no deja de quedar maravillado con los encantos de la tierra en la que, según dijo, su vida cambió por completo.

"En 1981 ocurrió mi historia y fue un renacimiento, cambió mi vida completamente. Nunca me olvido de la gente que me salvó, poniendo en riesgo incluso sus propias vidas sin conocerme", sostuvo el israelí en una entrevista con Efe.

Ghinsberg llegó a Bolivia este mes para reencontrarse con su "pueblo", la comunidad indígena tacana-quechua de San José de Uchupiamonas, situada en el norte de La Paz en pleno corazón del parque nacional Madidi.

El ingreso al Madidi se realiza por el pueblo de Rurrenabaque, en la región vecina de Beni (noreste), del que Ghinsberg también se siente parte por la ayuda que recibió de los lugareños.

Recordó que todo comenzó cuando tenía 21 años, acababa de hacer su servicio militar y soñaba con explorar la Amazonía para encontrar tribus que no conocían la civilización.

Viajó primero por Venezuela, Colombia y Perú, y cuando llegó a La Paz conoció a Karl Rurechter, un austríaco que se identificó como geólogo y que le prometió guiarlo por la Amazonía boliviana para entrar en contacto con la remota tribu de los toromonas.

Ghinsberg aceptó y se adentró en la selva boliviana junto a Rurechter, el estadounidense Kevin Wallace y el suizo Marcus Stamm, a quienes conoció en su viaje por Suramérica.

Pronto los tres amigos sospecharon de que Rurechter no sabía realmente cómo contactar a los toromonas y entonces decidieron retornar a la civilización, recordó.

El grupo se dividió: Rurechter y Stamm decidieron continuar a pie, mientras Ghinsberg y Wallace optaron por viajar por el río Tuichi en una rudimentaria barca que habían construido.

Del austríaco y el suizo no se volvió a saber nada, en tanto que la embarcación en la que iban los otros dos volcó; Wallace logró llegar a tierra y Ghinsberg fue arrastrado por la corriente y allí comenzó su aventura de 21 días de supervivencia.

Cuando todo parecía perdido, Ghinsberg fue hallado por Wallace, quien días antes fue rescatado por dos nativos y, una vez recuperado, pidió ayuda para rescatar a su amigo.

La ayuda fue provista por dos lugareños y por Abelardo "Tico" Tudela, un experimentado cazador de Rurrenabaque a quien el israelí considera ahora parte de su familia, que sigue viviendo en ese lugar y a sus 66 años es un experimentado guía en la Amazonía.

"Esto cambió mi entendimiento del mundo. No podía entender que extranjeros que no me conocen, que son de otra raza, de otra religión, que tampoco creían que estaba vivo pero ante la pequeña posibilidad de que lo estuviera entraron a la selva a buscarme arriesgándose", dijo.

Estas vivencias se encuentran en el libro "Back from Tuichi", también llamado "Jungle", traducido a quince idiomas, pero paradójicamente no al español.

El libro provocó una gran afluencia de turistas, sobre todo israelíes, a Rurrenabaque, al Madidi y al Chalalán, un albergue ecológico que funciona en San José de Uchupiamonas desde 1992.

Ya por los años 90, el israelí pensó en llevar su historia al cine, pero descubrió que "Hollywood es una máquina sin alma", pues para hacer la película le pedían cambios sustanciales, incluida la nacionalidad del protagonista.

El proyecto se frustró por entonces, pero la idea resurgió hace unos diez años y finalmente tomó cuerpo bajo la dirección de Greg McLean, con Ghinsberg como productor ejecutivo.

El filme se llama "Jungle", fue rodado en Colombia y Australia y tiene como protagonista a Radcliffe (Harry Potter), "uno de los más grandes iconos de nuestras épocas", según Ghinsberg.

Con su estreno, previsto para 2017, Ghinsberg quiere revivir el turismo en la Amazonía boliviana, afectado porque el Gobierno de La Paz impuso en 2014 visados a los israelíes, lo que redujo drásticamente el número de visitantes de esa nacionalidad.

Ghinsberg también espera que el filme permita llamar la atención para la protección del Madidi, cuya biodiversidad está amenazada por proyectos como la represa que el Gobierno planea construir en el estrecho de "El Bala" del río Beni, cerca de Rurrenabaque.

"Para mí no es una idea sana, pero tengo fe que el Gobierno boliviano, que es el más avanzado en el mundo en cuanto a los derechos de la Madre Tierra, reevaluará el asunto y escuchará a la gente", sostuvo.

Gina Baldivieso