26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 16 de julio de 2017, 01:00

Xiaobo, controlado hasta el final

El régimen chino controló ayer hasta el último adiós al nobel de la Paz y símbolo de la democracia Liu Xiaobo, al permitir que solo se celebrara una breve ceremonia con la asistencia de su viuda y un reducido grupo de familiares.

Al amanecer, y menos de dos días después de que el nobel falleciera en un hospital bajo custodia, su esposa, Liu Xia, y algunos allegados asistieron a un funeral orquestado de forma expedita por el Gobierno chino sin la presencia de los amigos más cercanos.

En las imágenes que distribuyeron las autoridades de la ciudad de Shenyang, donde pereció Liu Xiaobo de un cáncer de hígado, se podía ver a una compungida y débil Liu Xia, vestida de estricto negro y con la mirada fija en el ataúd abierto de su marido entre numerosas flores blancas, poco antes de que se incinerara el cuerpo y se esparcieran sus cenizas en el mar.

Frente a ella aparecían una serie de personas que los amigos de la pareja, excluidos del funeral, no consiguieron identificar y que algún corresponsal extranjero consideró agentes de las fuerzas de seguridad.

“Aunque las autoridades dijeron que eran amigos cercanos, los que están allí son miembros de las fuerzas de seguridad. No podemos decir que nuestros carceleros sean nuestros amigos. El régimen miente”, dice Hu Jia, amigo de años de Liu Xiaobo.

Hu y otros defensores de la democracia manifestaban hoy su rabia y enfado ante la “crueldad” del gobernante Partido Comunista chino y su campaña de propaganda para borrar cualquier rastro del destacado disidente. efe