8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 20 de octubre de 2016, 01:53

Xi y Duterte protagonizan en Pekín el deshielo de las relaciones chino-filipinas

Pekín, 20 oct (EFE).- El presidente filipino, Rodrigo Duterte, fue recibido hoy con honores en Pekín por su homólogo chino, Xi Jinping, quien calificó la visita de "hito" en las relaciones chino-filipinas, marcadas desde hace años por disputas territoriales en el mar de China Meridional.

"Esto es verdaderamente un hito para las relaciones chino-filipinas", dijo Xi al reunirse con Duterte en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, la sede del Legislativo chino, tras la clásica ceremonia militar con la que China da la bienvenida a los líderes extranjeros.

Tras el recibimiento, ambos se reunieron, con la única presencia de un traductor, en su primer encuentro oficial desde que Duterte fuera investido presidente en junio pasado y diera, a partir de entonces, un giro de 180 grados a la política exterior filipina.

Su predecesor, Benigno Aquino, inició un procedimiento contra Pekín en la Corte de Arbitraje Permanente de La Haya en 2013, después de que en 2012 China se hiciera con el control del atolón Scarborough, tradicional zona de faena de pescadores filipinos, y en medio de disputas por las islas Spratly, también en el mar de China Meridional.

Pese a que el tribunal dio la razón a Filipinas en una sentencia dirimida el pasado julio, Duterte ha optado por dejarla a un lado y centrarse en restablecer los lazos con la segunda economía mundial.

En una rueda de prensa anoche en Pekín, el mandatario filipino dejó claro: "todo lo que quiero son negocios", al adelantar que no hablaría con los líderes chinos de las tensiones territoriales, a no ser que ellos sacaran el tema, por "cortesía oriental".

Tras su encuentro, ambos mandatarios serán testigos de la firma de una serie de acuerdos de cooperación, con Duterte interesado, sobre todo, en préstamos "blandos" que se puedan "pagar con un calendario generoso", admitió ayer.

El dirigente filipino también se reunirá hoy con el primer ministro chino, Li Keqiang, y el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP), Zhang Dejiang, además de participar en un foro de negocios entre China y Filipinas.

La visita de Duterte a China, la primera que realiza al exterior al margen de la Asociación de Naciones de Sudeste Asiático (ASEAN), manifiesta el interés del actual presidente filipino por acercarse a China mientras se prodiga en críticas a EEUU, su principal socio comercial y soporte de seguridad en el último siglo.